La Santa andariega

!cid_AACFD7D6437B4FD58287F7D6138E44AB@ANNAPC Octubre clausura el V Centenario del nacimiento de santa Teresa. Reconocida Mística-Maestra de oración, la grandeza de Teresa radica en su adhesión a Cristo, en una vida de entrega orante. El que nos crea nos recrea. La mística es el gozo de sabernos recreados por Dios. Solo cuando nos situamos fuera de Dios, rompemos la armonía creadora. Entonces surge la violencia, la agresión y la muerte. La mística que Teresa vivió es muy humana, propia de todo aquel que vive adherido a Jesús. La mística de Teresa es puramente Cristo-céntrica.  Polarizada por la figura de Jesucristo, es Él quien la vive y la fascina, quien la desmonta y la transforma. Aconseja a los orantes: “Se esté allí con Él, acallado el entendimiento. Si pudiere, ocuparle en que mire que le mira, y le acompañe y hable y pida y se humille y regale con Él”. Quien nos mira quiere ser mirado. Dios siempre nos está mirando y modelando, nos habilita para amar. El deseo de Dios es el comienzo de la mística, crea la relación de amistad. Jesús le dice: “Buscarme has en ti, buscarte has en mí”. El obstáculo que ponemos a Dios para vivir la experiencia mística es la dispersión y la distracción. La relación que tenemos con Dios y con los demás pone de manifiesto lo que somos. Somos lo que dejamos hacerle a Dios. Orar es mirar a Dios con “Advertencia amorosa”. Digamos como ella “Vuestra soy para vos nací”.

                                           Anna Seguí ocd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s