Oración por la paz

palomatj8 Señor Jesús: En este tiempo devastador de guerra, nuestra oración quiere ser una súplica y un gemido por el llanto, la pena y el horror de las víctimas de la violencia. Israel-Palestina, Siria. La tierra que configuró la Biblia. Cesen todos los conflictos bélicos en nuestro mundo.

Que se detenga la beligerancia de las armas asesinas, queden destruidas  para siempre. Que haya paz en tu tierra sufriente y se alegre la ciudad de Dios por sus hijos que acuden a ella entonando cantos de alegría, danzando al son de los himnos de paz. 

Cristo Jesús, doblega el yugo de la altivez humana, que se ablanden los corazones de los que rigen las naciones. Que las mentes de los hombres, iluminadas por tu Palabra, programen acciones de vida y no de muerte.

Espíritu Santo, dador de vida, haznos comprender que ya no es tiempo de guerra para la humanidad. Hombres y mujeres de todas las naciones y religiones queremos la paz. Juntos, todas las gentes de buena voluntad, alzamos las manos, reclamando unidos la vida en la paz. La humanidad entera exige la paz. Amamos vivir en la paz y no en la repugnante violencia de la guerra.

¡Hijos de Dios! Humanidad amada del Señor, que los tanques mortíferos se vuelvan arados para labrar la tierra, los aviones bélicos se vuelvan hermosas palomas blancas, planeando libres por los amplios cielos, alegres mensajeras de la paz. Que los fusiles se tornen instrumentos musicales entonando deleitables baladas de júbilo y paz. Naciones del mundo, deponed las armas, dejad florecer la paz.

¡Que no se repita más el llanto amargo y desesperado de quienes contemplan sus muertos! Que jamás se escuchen en los pueblos y naciones gemidos dolientes de víctimas heridas, destrozadas, aplastadas, desheredadas. Que los muertos de todas las guerras, los mártires de todas las violencias hagan llover sobre la tierra la justicia del cielo.

¡Palestina, tierra de los patriarcas, padres de la fe! Que tus hijos vean dentro de ti reconstruidas sus casas. Que la hierba quemada verdee nuevamente por los campos y nazcan las bellas flores de la esperanza. Que tus niños ¡Palestina!,  jueguen tranquilos por las calles de los pueblos. Haya cantos de fiesta por la paz, bailes de júbilo por la libertad, abrazos de alegría por la reconciliación.

Israel-Palestina-Siria, hijos amados de Dios. Descendientes de Abraham, de Ismael e Isaac queridos, ¡buscad la paz! Sembrad la paz en vuestra tierra, tierra nuestra, la de toda la humanidad, nazca ella en vuestros corazones, brote en el mundo la paz. Dios Padre de ellos y de todos, somos tus hijos y no somos para la guerra. En ti, Señor la paz, en ti, Yahvé, en ti, Alá, reconstruiremos la paz y no habrá más guerras que hagan sufrir y llorar a la humanidad.

“En Ramá se escuchan ayes, lloro amarguísimo.
Raquel llora por sus hijos, y no quiere que la consuelen,
porque ya no existen”  (Jr 31,15)

“Sí, un lamento llega de Sión: ¡Ah, en qué desastre estamos! ¡Qué vergüenza nos cubre! ¡Tener que abandonar la patria, y dejar nuestra casa!…  Ha escalado la muerte por nuestras ventanas, ha penetrado en nuestros palacios, segando a los niños por las calles, a los jóvenes por las plazas”. (Jr 9,18-20)

¡Tierra, tierra, tierra! Escucha la palabra del Señor! (Jr 22,29)

                                               Anna Seguí ocd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s