LA CONFIANZA

confianzaEl cimiento de la oración es la confianza, la fe que confía. Y esto requiere una actitud de humildad. Dice Teresa: “Todo este cimiento de la oración va fundado en humildad”; “El Señor es muy amigo de la humildad”. Sabemos que todo nos es dado, que Dios quiere que seamos hombres y mujeres auténticamente libres, para nuestra felicidad, y portadores de bien para los demás.

La oración es iluminadora del camino que lleva al amor. La oración cristiana no se va por los aires, no es algo etéreo. Se hace en la tierra, tocando suelo, en lo concreto, en lo inteligible, en lo sencillo. No es volar, no son técnicas ni métodos, no es evadirse, no es vacío. Es confianza y seguridad en Dios. Es encuentro comunicativo con Jesús como amigo amado, es confianza plena. Es lectura atenta del Evangelio y ejercicio de meditación para ir entendiendo verdades, entender quién es Dios y quiénes somos nosotros, entender que somos unos necesitados de Él, y de los hermanos.

Convivir con los demás nos hace mejores personas. Yo soy más yo cuando hallo un tú a mi lado, con el que convivo, que me ama y me acompaña, que le sé y le hallo atento a mi necesidad. La oración no nos aísla, nos hace conversables con los demás. La oración nos cristianiza el corazón, para que todo sea más digno y humano, más alegremente vivible, al agrado y voluntad de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s