EQUIPO DE NUESTRA SEÑORA

eqipo2Queridísima Mara: Quiero contarte una bonita experiencia que he vivido recientemente. Un grupo de matrimonios de Nuestra Señora, nos pidieron tener un encuentro en nuestro monasterio, con acompañamiento por alguna de nosotras. El grupo se hallaba ante un momento delicado. Experimentaban un cansancio y un desgaste vital, que les había sumido en un cierto desaliento. Deseaban tiempo para la oración, meditación y revitalización, para retomar las motivaciones fundantes y reemprender, con renovada ilusión, la dinámica del grupo.
Seguir siendo una pequeña comunidad que comparte fe y vida, desde el ámbito de la pareja y la familia. La fe y la amistad compartida para afrontar el cotidiano vivir, cimentados en Cristo y su Palabra. Hallar nuevo impulso para seguir diciendo sí a caminar juntos, sabiendo valorar lo más y mejor de cada uno, con entrega generosa de unos a otros. Amarse y valorarse, más allá del desaliento y el cansancio. Mirarse y hallarse con fuerza para seguir haciendo camino, para seguir diciendo sí a Jesús y su mensaje. La fe compartida es más rica y nos hace mejores también. Cansancio y desgaste es propio del caminante, y la vida es un largo peregrinaje, y en el camino somos puestos a prueba. A veces, es menester un alto para descansar.

Tal vez porque yo conozco los Equipos de Nuestra Señora desde mi juventud, cuando iba a los encuentros que organizaban durante el año, para cuidar a los niños, pequeños aún, durante todo el día. Bueno, pues me tocó a mí hacer este servicio, y la verdad es que me sentí en familia. De entrada, el grupo me pareció sano, gente agradable y capaz, guapos todos además. Creo que nos caímos bien y fue un gustazo mutuo. ¡Ah!, mira si dieron muestra de buena salud que, al enterarse que yo soy del Barça, lo encajaron divertidos y con muy buen humor.

Por la mañana, cada pareja hizo un trabajo personal, con momentos de oración. A la tarde, nos reunimos en grupo, y conseguimos crear un diálogo afable, abierto y sincero. Todos hablaron apalabrando las dificultades. La reunión fue tomando una calidez, que se puso de manifiesto la confianza mutua, el deseo de bien para todos, y afloró la esperanza con decidida voluntad de continuidad.

La despedida, en la celebración de la eucaristía, nos hizo experimentar aquellas palabras del salmista “ved que dulzura, que delicia, convivir los hermanos unidos” (Sal 123). Fue una experiencia muy hermosa, y los vínculos de la fraternidad y amistad han quedado bien afianzados.

Te incluyo la temática, junto con la dinámica que se desarrolló durante la jornada. Que sigas bien querida Mara, yo estoy bien. Un abrazo. Nura.

ENCUENTRO CON EQUIPO DE MATRIMONIOS

 MOMENTO ORANTE: Mt 18,19-20; Col 3,9-17

Introducción

Nos hemos reunido para conocernos y compartir fe y vida. Deciros que, para mí, tener delante un grupo de matrimonios cristianamente comprometidos, es un honor, una oportunidad y, fundamentalmente, una gracia. Deciros pues, y ante todo, GRACIAS, por vuestro regalo para mí y para nosotras.

Un honor, porque ha sido una elección vuestra decididamente libre, y esto me responsabiliza. Yo os acojo y os ofrezco mi ser orante, sé que acoger vuestro amor de pareja, sin duda alguna, es ya un enriquecimiento para mí. Espero, con la gracia de Dios, aportaros mi propio amor, el que me nace de Jesús, y el que comparto con mis hermanas de comunidad. De alguna manera, ambas partes, vosotros y nosotras, algo sabemos del amor compartido, aunque de distinta manera.

Una oportunidad, porque, siento que compartir la fe y la vida desde dos vertientes diferentes, es, en sí mismo, un valor. Un grupo de matrimonios es una comunidad que vive la fe compartida y la vida confrontada. Una comunidad religiosa también comparte la fe y confronta la vida. Por lo cual, lo tomo como esa oportunidad que nos invita a alentarnos unos a otros para abrirnos a Dios, atender su llamada y caminar engrandeciendo el amor.

Una gracia, porque, reunirnos, ponernos de frente y cara a cara, hace falta valor, y esto solo viene de Dios, de su Espíritu, que nos ha tomado desde dentro y nos ha lanzado a esta pequeña aventura que trataremos que sea -en decir de Sta. Teresa- un “andar en verdad”, con Dios y con nosotros mismos. Intentar ponernos al descubierto para revitalizar la vida de pareja, la vida del grupo, y sanear posibles desalientos, dudas y conflictos. Una gracia, porque, todo lo haremos desde la oración, seguros de que Dios está en medio de nosotros, y desde el amor de unos con otros. Confirmar el amor de la pareja, y el amor del grupo. Hacer andar todo en amor y alegría. Todo esto como fruto de nuestra vida en Dios por la fe y la oración.

Encontrarnos a nosotros mismos

Me han surgido dos ideas que me parecen básicas para realizar este trabajo personal y comunitario. Tomo como referencia la Biblia en sus dos partes, Nuevo y Antiguo Testamento. Fundamentar todo en la Palabra. Por una parte, el libro del Cantar de los Cantares, y por otra, las Bienaventuranzas. Haremos primero un trabajo de pareja, y después, de grupo.

CON EL LIBRO DEL CANTAR DE LOS CANTARES. Leer, ver y comprender el amor, el de Dios hacia la humanidad, descubrirnos y sabernos enamoradamente buscados por Dios. Y el amor de la pareja humana, el tú a tú amoroso de los que se buscan, se encuentran y se realizan juntos. El deseo vinculante como pareja, asentado en el amor de Dios y su Palabra.

En vuestro encuentro de tú a tú, en la realización de vuestra realidad matrimonial, os sugiero estas preguntas para que las penséis y comuniquéis mutuamente. Solo por hoy, orad, pensad y dialogad juntos. Después, si queréis compartir lo trabajado entre vosotros, también será riqueza para todo el grupo. Pero esto, con libertad, no os sintáis coaccionados en absoluto.

Preguntas

¿Cómo estamos mutuamente, recibes aquello que necesitas de mí, me hallas atenta-o a tus necesidades, dónde fallamos? ¿Qué podemos hacer para retomar el amor con ilusión y alegría, con esperanza? ¿Cuidamos el amor con delicadeza, seguimos mirándonos con cariño, fomentando la ternura, la atención mutua, el perdón? ¿Estamos prontos para decirnos que nos amamos y realizar el amor? Amarnos, ¿no es una exigencia a hacer extensible a los demás y compartirla en grupo? ¿Nuestro matrimonio, perfumea enamoramiento? los demás, ¿ven que nos amamos?

LAS BIENAVENTURANZAS (MT 5,1-12). Son como el programa a realizar en la vida del creyente. La dicha de encarnar la compasión de Dios en el mundo. Jesús nos las propone, no solo como la vida del Reino a construir, sino como manera de ser y actuar en la vida, para realizar el Reino en el mundo. Una personalidad cristiana, evangélica, sencilla y humilde. Estamos llamados a esto, a ser los limpios de corazón, los pacíficos, los misericordiosos, los hambrientos de justicia y los perseguidos por causa de la justicia. La vida del cristiano es misionera de nacimiento. Llevar la vida de Dios a toda la humanidad, cada uno desde el lugar donde le toca vivir. La clave: adquirir la mente de Cristo Jesús.

Preguntas

¿Queremos seguir compartiendo la fe a nivel de comunidad –grupo-, para enriquecernos mutuamente y alentarnos unos a otros? ¿Estamos dispuestos a aportar al grupo lo más y mejor de nosotros mismos? ¿Cómo es nuestra relación con Dios, oramos la fe y la vida? ¿Tenemos la Palabra de Dios como referente para construir vida cristiana, desde el espíritu de la Bienaventuranzas? ¿Es nuestro hogar una pequeña comunidad cristiana, una iglesia de acogida y amor, una casa de oración?

COMO GRUPO, FORMAMOS UNA PEQUEÑA IGLESIA. ¿Qué podemos concluir hoy, en este encuentro, como programa a realizar durante el resto del curso que tenemos por delante?; ¿Cabe alguien más en nuestro grupo?; ¿Vivimos ofrecidos y abiertos a los demás?; ¿Nos sentimos capaces de crear y recrear, acompañando nuevos grupos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s