TENTADO

estudio-de-textura-i DOMINGO I DE CUARESMA / LAS TENTACIONES (Mateo 4, 1-11). CICLO A 

Ver a Jesús tentado por el diablo nos pone de manifiesto no su divinidad, sino su humanidad. Le hallamos no como un privilegiado, sino como un hombre que sufre la prueba de la tentación diabólica. Dios lo pone al desnudo ante la prueba, con toda la fragilidad de su carnalidad. El Tentador desafía la fuerza interior de la fe de Jesús en Dios, quiere que actúe al margen de su voluntad. En la hostilidad del desierto es tomado de lleno por el diablo. Herido en su instinto natural, la apetencia (sintió hambre). Herido en su estabilidad psicológica, abusar de la confianza en Dios (si eres Hijo de Dios, tírate). Herido en su equilibrio racional, la adulación del poder y la idolatría (todo te lo daré, si me adoras). Ante el desafío del Tentador, Jesús vence donde nosotros hemos sucumbido.

Todos conocemos y padecemos las tentaciones y, de alguna manera, pasamos por ellas, experimentando el profundo abatimiento de sucumbir con frecuencia. La tentación es un estado propio de la vida humana, que lleva consigo el peligro y el intento de alejarnos de Dios.

La primera tentación que se lee en la Biblia se refiere a una “apetencia”, Adán-Eva, son tentados por la serpiente hambreando un fruto. Seducidos por el Tentador, más que por el mismo fruto, posponen la Palabra de Dios que les había sido dada y les era fuente de vida: “Del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día en que comas, ciertamente morirás”, han hecho del Tentador el absoluto y han cuestionado la Palabra de Dios.

Jesús, fiándose de Dios, muestra ser más fuerte que su rival. En Dios halla la fuerza para vencer, no el hambre material del pan, sino poniendo primero, como lo más importante, el alimento de la Palabra que da vida. El pan, satisfacer el hambre, y es importante, pero no por encima del Pan de la Vida. De alguna manera, Jesús, el segundo Adán, rescata con su proceder la tentación del primer Adán-Eva, y nos recuerda que estamos hechos para la libertad.

Desafiar a Dios es el pecado del abuso de una confianza mal entendida, es someterlo a nuestra conveniencia. La humanidad de Jesús es asumida con toda la precariedad de lo débil y finito, no se deja engañar por el fanatismo de lo milagroso, no incita a Dios a obrar temerariamente por encima de la prudencia razonable. Fiarse de Dios es la actitud básica que Jesús mantiene, seguro de que todo es gracia. No pide para él nada aparatoso, su vida es de confianza y abandono, en la sencilla normalidad, no de espectacularidad. No pretende hacerse un Dios a su medida y necesidad.

El poder absoluto es la ruina del hombre y la sociedad. Llevamos en nosotros el despotismo del poder absoluto que pretende dominar, subyugar y poseerlo todo, hombres y naturaleza. El poder seduce y crea la violencia, corta y quema la propuesta de vida libre y amorosa que Dios quiere para sus hijos. Jesús no sucumbe ante el Diablo, no se deja fascinar por el soborno del poder, no quiere llevar este mundo al caos de la violencia, sino a la armonía del amor, desde el perdón y la paz. Adorar a solo Dios como el verdadero camino del bien, y generar siembras de humanismo para evitar la destrucción que conlleva toda violencia. “Si pierdes a Dios, te perderás a ti mismo”, son palabras de Benedicto XVI, que nos advierte del peligro al que nos quiere abocar el Tentador. Jesús es el fuerte que domina la prueba y el mal, Él nos ayuda con su gracia a vencer la tentación, y nos señala el camino de la vida plena en Dios.

 

Anuncios

2 thoughts on “TENTADO

  1. maradudu 3 marzo, 2017 / 10:08 am

    Estupenda esta interpretación: «POSPONEN LA PALABRA DE DIOS», en este párrafo que sigue:

    «Seducidos por el Tentador, más que por el mismo fruto, posponen la Palabra de Dios que les había sido dada y les era fuente de vida: “Del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día en que comas, ciertamente morirás”, han hecho del Tentador el absoluto y han cuestionado la Palabra de Dios».

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s