GEMIR AL ESPÍRITU

Photo by Best DSC!Pedir al Espíritu Santo luz y fuerza interior para amar desde dentro, no como quien cumple una ley, sino como quien lleva en sí el disfrute del amor y el don de la amistad, hasta aquella gracia que hace sentir que así me llega el don. Y por la oración, ¡brote al fin! una confianza absoluta en Jesús que, estando en mí, me lleva en sí, en su amor y en su amar. “Amar es cumplir la ley entera” (Ro 13,10). 

Sé que soy amada por Jesús y por el Padre. Y desde toda esa realidad amorosa que me envuelve, crear en mí un hacer paciente, moderado y alegre. Y con toda esta gracia que me vive dentro, y con la fuerza del Espíritu Santo, no perder nunca el sentido crítico ante las realidades injustas. Saber que como hija de Dios, nada me debe subyugar. Permanecer libre ante las pretensiones excesivas de poder de todos los sistemas que, en no pocas ocasiones, nos someten, sean de orden político, religioso o eclesial, muchas veces en detrimento de las mujeres. “Porque la creación perdió toda su razón de ser, no por propia voluntad, sino por aquel que así lo dispuso; pero le quedaba siempre la esperanza de ser liberada de la esclavitud y la destrucción, para alcanzar la gloriosa libertad de los hijos de Dios” (Ro 8,20-21).

Denunciar el disgusto que a Jesús le produce ver a las mujeres en la Iglesia relegadas a lo secundario y hasta banal. No puede ser ya que todo esté bajo el mando de unos, y solo varones, sin el consenso de otros, pueblo de Dios, y las mujeres. Es tiempo de decir no al rigor eclesiástico, y pasar a potenciar un sí al diálogo evangélico con todos, también con los seglares, reducidos a obedecer y cumplir lo que los eclesiásticos ordenan, de forma no pocas veces impuesta. Ser capaces de crear una nueva manera de hacer las cosas, mucho más evangélica, con más sencillez. “Crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme” (Sal 50).

Orar para saber romper límites impuestos, e ir más allá de lo puramente institucionalizado, sin agresión, sin escisiones, pero sin permitir imposiciones, ni sumisiones. Todos somos hermanos, y en el cristianismo, uno solo el Maestro: Jesús. Los demás, simples servidores. Servirnos mutuamente unos a otros como hermanos, nada más. Las mujeres somos también discípulas y apóstoles con todo el derecho. Solo la cerrazón y el miedo pone límites, el miedo no es de Dios. No temer conceder plenos derechos a las mujeres. Ellas, junto a Jesús, fueron por la vía del amor, y fieles a su amistad, supieron estar al pie de la cruz, hasta la resurrección y Pentecostés. Anunciadoras del Resucitado y servidoras del amor hasta dar la vida. ¿Cómo se andará? Vivir con actitud contemplativa el asombro de la novedad que trae el Espíritu Santo, Él rompe límites creando lo nuevo, la confianza nos lanza a la novedad. “Nada te turbe, nada te espante/la paciencia todo lo alcanza”. “Libres nos quiere Dios” (Sta. Teresa).

 

Anuncios

11 thoughts on “GEMIR AL ESPÍRITU

  1. MARÍA 2 junio, 2017 / 8:27 pm

    Sí. Valiente y ¡esperanzada! El Espíritu nos impulsa a crecer al hilo de los tiempos con la libertad de los hijos de Dios. Entender que el mismo Espíritu de Jesús puede romper, hoy, muchos esquemas desfasados, no resulta fácil para muchos.
    Sin embargo, los que creemos en su Inspiración y su Fuerza, mantenemos la Confianza intacta y, viva, toda Esperanza.

    Me gusta

  2. antonia visitacion pascual 4 junio, 2017 / 10:32 am

    Gracias por lo que nos has compartido ,gemir al Espíritu.
    un abrazo.

    ________________________________

    Me gusta

    • Bernat 4 junio, 2017 / 5:06 pm

      Escrito para discernir al Espiritu y dejarse poseer por El, teniendo por maestro a Jesús. Y todo nuestro caminar empieza con la Fe. Gracias Anna por tu escrito, un beso.

      Me gusta

      • Anna Seguí ocd 4 junio, 2017 / 5:13 pm

        Gracias por tus palabras. Y que el Espíritu nos guíe por caminos de justicia y paz.

        Me gusta

  3. Ivette 26 junio, 2017 / 3:51 am

    Muchas gracias hna Ana por decir “en público lo que lloramos en secreto” como la Santa; ¡hija de Teresa!
    La justicia que pedimos que empiece por Casa, verdad? ¡La casa grande de la Iglesia!
    Bendiciones!!! 🙂

    Me gusta

  4. Ivette 27 junio, 2017 / 6:45 pm

    Gracias también a usted hna!!
    Otro abrazo 🙂
    Bendiciones!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s