OTRA IGLESIA ES POSIBLE

indexQue pequeña y estrecha
se me ha hecho,
la Iglesia del Templo,
cuando he visto la mesa del Reino
expuesta al viento. 

A la intemperie
por suelo la tierra,
por techo el cielo.

Pobres, justos y pecadores,
todos hallan un puesto.
Hombres y mujeres,
niños,
jóvenes y viejos,
todos comiendo,
todos sirviendo.

El pan
de la dignidad y el consuelo,
fraternalmente compartido.
El vino
signo de alegría y fiesta,
felizmente bebido.

La Iglesia del Evangelio
no excluye a las mujeres.
La Iglesia del Templo
¿dónde las han puesto?

El Resucitado provoca un encuentro.
El Amado pronuncia un nombre: ¡María!
La amada responde: ¡¡Rabboni!!
Las mujeres primero.

“Ni Jerusalén ni Garitzin”,
ni Roma ni Constantinopla.
“En Espíritu y verdad”,
en el centro de las naciones,
y en medio de la humanidad.

El Cristo que me vive,
el Jesús que hallo dentro,
el Amor que me sostiene,
me mira y me dice:
“Todo lo hago nuevo”.
Otra Iglesia es posible.

4 respuestas a “OTRA IGLESIA ES POSIBLE

  1. MARÍA 4 agosto, 2017 / 6:06 pm

    Bellos versos.

    Sí es posible, Anna.
    Una Iglesia más visiblemente cercana a Jesucristo, el Gran Amador que no conoce fronteras.

    Me gusta

  2. S. María Dolores 1 mayo, 2021 / 11:51 am

    Otra Iglesia, que Jesús quiere y en la que todos somos iguales y nadie, nadie, puede quedar al margen y todos ser respetados.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s