GRACIA Y ESPERANZA

0011634“Por la mañana, Señor, hazme escuchar tu gracia” (Sal 143). La gracia nos permite una mente serena, abierta, despierta y dispuesta para abrirnos al don de Dios que siempre trabaja en nosotros como hacedor de humanidad transformada. La gracia nos dispone para abrir el ser a todo lo que es Dios, las obras de Dios, la bondad, el servicio, el amor, la alegría en todo y siempre, pase lo que pase, “venga lo que viniere, suceda lo que sucediere” (C 21,2),  la gracia nos realiza como personas. 

Y la gracia nos abre a lo que, por dificultoso que sea todo, por oscurecidos que estemos por dentro, por golpes que recibamos, por mezquinos que nos veamos, por pecadores que seamos, la gracia enciende una luz que alumbra el hacer de Dios en nuestro interior y nos hace atisbar que, donde no podemos nosotros con nuestras débiles fuerzas, llega Dios y lo hace Él que todo lo puede. Así, la oscuridad es vencida por la luz que, por tenue que sea, alumbra un horizonte de esperanza. “El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?”

Cada herida es curada; nuestra pobreza enriquecida por el don inesperado; el pecado perdonado, disponiendo el corazón en actitud novedosa y esclarecida. En la dificultad hallamos una herramienta que rompe la atadura y ensancha la estrechez. En las cárceles del alma nace una esperanza de libertad. Todo se abre camino, todo vuelve a verdear, todo se reviste de sol, todo adquiere vida, sentido, posibilidad, todo se alegra, todo alcanza su plenitud. Todo es fruto de la gracia y de la esperanza que anida en nuestro corazón. “Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor” (Sal26).

La esperanza es una robustez interior que nos hace esperar y realizar lo imposible para nosotros. Asombrados, nos hallamos con las manos repletas de salud salvadora y libertadora, regalo de Dios que todo lo hace posible y realizable. La esperanza me pone en actitud paciente, pacífica y segura de que Dios trabaja siempre en mí, su hacer alienta mi andadura vislumbrando y poniéndome al alcance la alegre plenitud. Sí, Dios tiene empeño en realizarnos plenamente, embelleciendo el ser en su hacer y en su amar: “Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu Reinado, que hablen de tus hazañas” (Sal 144).

Anuncios

4 thoughts on “GRACIA Y ESPERANZA

  1. Anónimo 21 septiembre, 2017 / 7:25 pm

    Muy bonito. Especialmente la frase: ” En las cárceles del alma nace una esperanza de libertad”. Esa frase me parece preciosa.
    Mucho ánimo con este blog. Es un aliento de vida espiritual cristiana.

    Le gusta a 1 persona

    • Anna Seguí ocd 21 septiembre, 2017 / 7:52 pm

      Muchas gracias. Mi blog es un asomo del paso de Dios por mi vida.
      Dios nos saca de nuestras cárceles. Él nos quiere libres y trabaja en nosotros esa libertad.

      Le gusta a 1 persona

      • maradudu 21 septiembre, 2017 / 10:50 pm

        Ciertamente

        Me gusta

    • maradudu 21 septiembre, 2017 / 10:52 pm

      No sé porqué me pone anónimo…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s