ADVIENTO – 2017-18

adviento-san-jose-color1Adviento, tiempo de esperanza
Cuando iniciamos el Adviento, el alma se nos llena de una serena y suave alegría, algo así como la frescura de tierra mullida en la que asoman pequeños brotes verdes de esperanza renovada que, dejándolos crecer, provocarán el estallido de una gran primavera: Jesús humanado es el comienzo de la vida nueva que ya no tiene fin.

Adviento es la cercanía de Dios con nosotros, Nueva Creación. Todo surge de lo muy pequeño y humilde, sin estridencias. Con la naturalidad de lo cotidiano, el misterio se nos aproxima y se encarna: “Acampó entre nosotros”. Y lo hace imperceptiblemente, como si nada ocurriera. En la pequeñez de una mujer fiel, Dios se humana; y un marido ejemplar, el buen José, arropa el misterio de la Encarnación para que se desarrolle  y crezca en un proceso de humana dignidad y esclarecido amor.

Dios todo lo hace a la medida de nuestra necesidad, para que entendamos su proceder recreador y salvador en favor nuestro. El Aviento es tiempo de alegre esperanza. Con María caminamos hacia la venida de Jesús que viene a inaugurar una historia nueva para todos, con Él llega la Bienaventuranza para nuestro mundo. La humanidad halla su centro en Jesús, y en su mensaje descubrimos aquella manera de vivir que lleva en sí la radical exigencia del amor. Todo será y transcurrirá en amor.

Evangelio de Marcos
Este año comenzamos el Adviento de la mano de Marcos. Con este evangelista contemplaremos y meditaremos la Palabra de Dios, que aparece siempre más nueva y alentadora. Aprenderemos, una vez más, a dejarnos iluminar por los textos del autor que quiere llevarnos al encuentro con Jesús.

Marcos es quien pone por escrito el primer Evangelio. Su obra nos muestra quién es este Jesús Mesías e Hijo de Dios, todo su intento es llevarnos a Jesús, y así discurre todo su mensaje. Hemos de hacer de este Evangelio nuestro libro de cabecera durante este año venidero.

Domingo 1º
En este primer domingo, el Evangelio comienza con la llamada a la vigilancia: “vigilad”, “velad”, estas palabras se repiten en el breve texto. Es una llamada a saber encontrar y ver a Dios en medio de la humanidad. Verlo y acogerlo en el entorno en que nos hallamos, en la hermana que tengo a mi lado, en el pobre y enfermo, en el que sufre desamor, en la soledad de nuestros ancianos, alentar a quien desespera porque no encuentra trabajo. Vigilancia al fin ante los acontecimientos que deshumanizan la existencia creando la injusticia, provocando desaliento en los corazones de las gentes. Vigilar para detectar la necesidad y llegar a tiempo para tender la mano ante quien decae y no se sostiene. Aportar pequeños gestos de esperanza y amor a todos, en la acogida fraterna, la mirada serena, la relación amable, la alegría feliz. 

Velar, vigilar, actitud que nos responsabiliza a mantener viva la atención, y nos exige expulsar de nosotros la dispersión y superficialidad que nos denigra. La vigilancia agudiza la mirada interior para ver rápidamente la llegada del mensajero que trae la buena noticia de Jesús. Velar, estar prontos, tener una actitud abierta para acoger a Jesús dándole aposento en nuestra casa interior. Él alentará en nuestros corazones el amor incondicional que nos lleve a proceder en generoso servicio a los demás.

Y vigilar en todo momento para no ser engañados por el Maligno, que merodea junto a nosotros “buscando a quien devorar”, esa oscuridad capaz de desfigurarnos el rostro de hijos de Dios. Estar vigilantes para que el Tentador nos halle firmes en la fe, y no nos incapacite con su poder destructivo para vivir el amor en toda su plenitud. Con Jesús a nuestro lado siempre podremos vencer el mal. Que el amor sea la fuerza suprema que nos mantenga fieles a Dios hasta el fin, en la dicha de una vida para el Evangelio al servicio de la humanidad necesitada de amor.

Vivamos la esperanza del Adviento con actitud vigilante y orante. Junto a María, caminar hacia la feliz venida de su Hijo en la Noche Santa de Navidad.

4 respuestas a “ ADVIENTO – 2017-18

  1. maradudu 1 diciembre, 2017 / 8:21 am

    ¡Cuantas frases extraería de este escrito!… «Es una llamada a saber encontrar y ver a Dios en medio de la humanidad»…
    Es una reflexión muy buena toda ella, que me guardo para el retiro de mañana sábado.
    ¡Gracias! ¡Muchas gracias!

    Me gusta

  2. Montse de la Cruz 3 diciembre, 2017 / 12:38 am

    Gracias por «acoger» el ADVIENTO. creo que no es un tiempo solo de cuatro semanas, sino un modo de vivir para permanecer despiertos y vivir lo esencial: la atención y la vigilancia para estar presentes ante la vida, Feliz ADVIENTO y feliz domingo, Montse de la Cruz.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s