DESIERTO CUARESMAL

f1ff21c71d53ca7a314c8e4446898804--desert-places-evening-primroseCuaresma evoca el desierto, a Jesús en el desierto, puesto a prueba por el diablo. En el desierto cuaresmal hemos de entrar con un libro y una Palabra: la Biblia, Dios como Palabra que habla en la Biblia, Jesús que habla en el Evangelio. No distraernos con otras palabras y otros libros, sea la Cuaresma tiempo orante, centrado en Jesús, su pasión-muerte-resurrección. Y en nuestra oración su Nombre, y en su Nombre, todos los nombres de todas las gentes. En nuestra oración las necesidades de los hermanos quedan integradas.

El desierto nos desnuda, nos quita ropajes hasta dejarnos al descubierto con nuestra verdad más recóndita. No asustarnos del encuentro con nuestro propio caos, porque el caos es nuestra realidad primordial, del caos surge la belleza de la creación nueva. Dios nos saca del caos para darnos la dignidad de hijos amados y Jesús nos regala la plenitud con su redención.

Poblar el desierto de Evangelio, como fuente que lo hará florecer. En el desierto cuaresmal nuestra actitud puede ser contemplativa: mirarle a Él. Dejarnos instruir por Él como hizo con sus apóstoles y las gentes que le seguían. Mirarle, vernos en sus ojos y atender su Palabra en la Palabra que nos habla por la Escritura, ser alimentados de lo esencial. Enterrar en las arenas del desierto todo lo negativo, nuestras quejas, carencias, resentimientos, hasta dejar que brote fresca y alegre la vida transfigurada por el crucificado-resucitado.

La oración afirma nuestra fe, dejarnos hacer por Dios es devenir vestidos de amor y perdón, para aprender a vivir y obrar compasivamente, como Jesús que “pasó haciendo el bien”. La oración nos hace intercesores misericordiosos para toda la humanidad, sus sufrimientos y heridas. Ningún ser humano queda fuera de nuestro corazón orante, nada ni nadie fuera de la compasión de Dios. Ser cristiano es estar siempre con Jesús, adquirir su mentalidad para vivir la vida en el amor. Todo queda amparado en el amor.

En el desierto cuaresmal, poner atención para oír en sus arenas la voz del Amado que nos habla: “Yo la voy a enamorar: la llevaré al desierto y le hablaré al corazón”  (Os 2,14). El Resucitado hará florecer todos los desiertos del corazón para vivir en el jardín del amor.

Anuncios

4 respuestas a “DESIERTO CUARESMAL

  1. Paola 3 marzo, 2018 / 12:56 pm

    Qué bien lo que decís Anna!

    Me gusta

  2. mdamat 4 marzo, 2018 / 8:15 pm

    Vivim en un gran desert, hi han moments que ens sentim febles i plens de pors. Només la seva Paraula, com la gota d’aigua que amara la terra, ens dóna coratge per omplir d’esperança, d’amor i servei el nostre desert. Senyor, se que m’estimes i em perdones! Gràcies pel do de la fe que desitjo fer créixer cada instant amb la força que tu em dones.

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 4 marzo, 2018 / 10:42 pm

      Gràcies per la confiança en expressar la teva oració, amb ella ens enriqueixes també. Caminem joisament vers la Pasqua del Senyor.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s