ORAR EN TU MIRADA

descargaVerme en Tus ojos y orar en Tu mirada es disponerme para andar en vida de Dios. En la oración Dios se muestra como Dios y nos ilumina, nos infunde su bondad y nos pone semejanza, nos engrandece el amor y robustece la fe; así nos trabaja Dios, aunque todo transcurra en fe oscura.

La humanidad está contenida en Tu mirada y bendecida en Tu amor. Nada queda fuera de Ti. Para entender y comprender un poco la realidad humana, social, religiosa, política, hay que ver todo en Tus ojos y vivir la esperanza. En Tus ojos y en tu mirada todo está acogido para ser transfigurado en la verdad que Tú quieres llevar a plenitud en nosotros. Obra tuya es extraer el trigo de la cizaña para que todo sea provecho; la espiga se transforma en pan, el ser humano en eucaristía, y así todo redunda a favor de la humanidad redimida. Dios quiere que todo crezca en armonía dichosa y no demos paso a lo destructivo, a lo negativo, a lo maligno que busca devorarnos y devorar a toda la humanidad. Dice Teresa: “Terribles son los ardides y mañas del demonio para que las almas no se conozcan ni entiendan sus caminos”.

La Bestia se ha levantado, lo diabólico se quiere imponer y reinar por encima de Dios. La Bestia quiere adueñarse del mundo y en él ha instalado su reino; su logro consiste en adormecer la mente y conciencia de la gente. La Bestia gobierna a base de anular la voluntad, sujetando así al ser humano, sometiéndolo y lograr que obre según su ley de poder y dominio diabólico, que nada ni nadie se le oponga. Dominar sobre las conciencias es empequeñecer la sublime grandeza de nuestro ser humanos, hijos de Dios, quedando a merced del mal. La Bestia quiere suplantar a Dios mismo, y tiene la astucia de conseguir deslumbrar, insensibilizar y subyugar lo más sagrado que hay en nosotros, nuestra conciencia y voluntad, hasta hacernos vender el alma. La indiferencia ante el mal y la injusticia es obra del Maligno, responsabilidad nuestra es ser conscientes de esa realidad y convertirnos al plan de amor que Dios quiere para nosotros. La lucha contra el mal no es una tarea fácil, es de aventurados en la fe confiada, de los que saben que Dios el único Dios y su poder es el amor y andar nosotros en amor y fraternidad. La Bestia no conoce el amor.

Orar es traer vigilancia ante los acosos del Maligno, poner a Dios en el centro de nuestro corazón y confiar en su amor misericordioso que salva destruyendo el mal. Nada puede la Bestia ante el poder de la misericordia de Dios. Pero no podemos permanecer indiferentes, Jesús reclama oración y vigilancia. Vigilar es mirar y ver con los ojos de Dios y bendecir, no maldecir; amar, no odiar; servir, no esclavizar; construir, no arruinar; gozar desechando de nosotros el enfado; ser portadores de paz, no violentos. Orar y ver en los ojos de Dios, hasta ver todo con los ojos de Dios. “El mirar de Dios es amar”, solo el amor realiza la justicia, la paz la libertad que Dios quiere. Mirarnos unos a otros con los ojos de Dios. Y orar es advertir cómo nos habla Dios, su Palabra es su voluntad. Jesús es la Palabra de Dios, adheridos a Él obraremos como Él obró, pasar haciendo el bien, vivir según el espíritu de la Bienaventuranzas, apostar por lo pequeño y humilde, por dejarnos transfigurar por el Amor. Creer en Jesús y vivir una vida para el Evangelio.

Anuncios

6 respuestas a “ORAR EN TU MIRADA

  1. Pizpireta 9 marzo, 2018 / 8:06 am

    “Orar y ver en los ojos de Dios hasta ver todo con los ojos de Dios”. Sabia idea y muy consoladora. Los ojos del icono elegido se te han grabado a fuego.

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 9 marzo, 2018 / 9:36 am

      Gracias por tus palabras. Este icono es mi favorito, oraba ante él cuando era joven. Me miraba y le miraba, y orar se convertía en mirarnos. Seguimos bajo esa mirada mutua. Le amo, y en este amar, acojo todos los seres humanos para amarlos y arroparlos. Mirarnos con amor al fin. La felicidad depende de este amarnos.

      Me gusta

      • María Elisa 28 marzo, 2018 / 3:12 am

        Que verdadero lo que dices ” la felicidad depende de este amarnos” Eso es vivir el Evangelio y no otra cosa

        Me gusta

  2. María Elisa 28 marzo, 2018 / 3:14 am

    ” El mirar de Dios es amar” , mirarlo y dejarse amar. Gracias

    Me gusta

  3. Angelines 23 agosto, 2018 / 6:14 pm

    Que hermoso sentir, como dices, que toda la humanidad está contenida en su mirada, y que en ella, es acogida, amada y bendecida. A veces es fácil dejarnos llevar por el pesimismo, pensando, ¿acaso hay algo nuevo? Ojalá no olvidemos que El va transfigurando lo todo y llevándolo a plenitud, a su modo, no quizás al nuestro, y desde lo pequeño y lo sencillo, que tiene el poder de transformar la realidad.

    Como dices en tu ultima entrada, “el Hágase primordial” no se ha frustrado. La redención nos ha colmado de plenitud en el resucitado, y somos belleza, proyecto y esperanza. Gracias por contribuir a esta belleza. Un abrazo

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 23 agosto, 2018 / 7:13 pm

      El deleite de esa mirada está en la certeza interior de que Dios nos mira siempre y nos lleva contenidos en sí. Teresa de Jesús lo dice muy bonito: “mire que le mira”. Sí, seamos portadores de bondad y belleza. En comunión. Anna

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s