ORAR LO TEMPERAMENTAL

 

4320f2d38979c43c8aaec03dcdf3790a

Orar mi realidad personal y temperamental, los valores y las carencias, con humilde aceptación. Ponerme abiertamente al desnudo ante mí misma y ante Dios, es dejar que Él desactive la bomba temperamental prontamente explosiva que hay en mí. Orar, es mantenerme adherida a Jesús, acogiendo el amor con el que me va pacificando las agresiones y armonizando los desajustes, haciendo posible un sano equilibrio dentro de mí. Orar me dulcifica, serena y atempera. “Mas mirad, Señor, que ya sois Dios de misericordia; habedla de esta pecadorcilla, gusanillo que así se os atreve. Mirad, Dios mío, mis deseos y las lágrimas con que esto os suplico y olvidad mis obras, por quien Vos sois” (S. Teresa).

Relacionarme con Jesús consolida y robustece bondades del corazón, haciéndolas aflorar hacia fuera, con actitudes amorosas y consoladoras para los demás. Orar nos permite obrar según el modelo que hallamos en Jesús, su bondad, su alegría, justicia y paz: “Mi paz os dejo, mi paz os doy”. Orar es una siembra de paz, un permitir al Hortelano que trabaje nuestra tierra del corazón, arrancando la cizaña que ahoga el crecimiento del trigo. Somos espigas llamadas a ser pan, para saciar el hambre del mundo y paz que produce felicidad. Orar, creer en Jesús, es alumbrar panoramas evangélicos dentro de nosotros, para ser sembradores y portadores de la Buena Nueva del Reino de Dios a toda la humanidad. Orar es relación amorosa con Jesús, que nos lleva a la relación de amistad y amor con las personas, relación sanadora y libertadora. Relación transformadora del ser y del hacer. “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo, pero si muere, da mucho fruto” Jn 12,24-26). Orar para que se dibuje en nosotros la imagen y semejanza de Dios. Quede lo temperamental armonizado y robustecido por el amor que todo lo transforma. Adquirir al fin la mentalidad de Cristo Jesús para obrar como Él. El amor es la fuente de la salud que trae consigo todos los bienes.

Anuncios

4 respuestas a “ORAR LO TEMPERAMENTAL

  1. Paola 27 julio, 2018 / 12:18 am

    Así es, Anna!.
    De nuestra parte disponernos a recibir dicha unción.

    Me gusta

  2. Ana María Castillo 28 julio, 2018 / 8:18 am

    Gracias por la reflexión al Evangelio de hoy xc todo un proyecto de vida desde la oración.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s