AMAR AL OTRO

20121201amarse.jpg

Amar, ¿no es acaso aceptar al otro en su realidad de gracia y pecado? Sí, amar es gozar la bondad y belleza que hallamos en todo ser humano. Pero amar es acoger también el pecado y la oscuridad que hallamos en el otro, haciendo del amor el mejor acompañamiento para trabajar juntos una gozosa liberación, una sana armonía, una feliz reconciliación. El amor tiende siempre la mano al amigo y hermano, mira de frente con esclarecida transparencia y con la bondad del perdón tantas veces que sean “setenta veces siete”. 

El amor perdona siempre y comporta una actitud de confianza plena en el otro, una segura pedagogía curadora para nuestra psique dañada. El amor nos lleva a amar y más amar, hasta el perdón de los errores más inconfesables, y esto nos ayuda a levantarnos del charco fangoso en que nos metemos una y otra vez, para devenir, por el amor, limpios y esclarecidos. El amor hace llevaderas todas las adversidades, distiende y suaviza las tensiones, nos abriga en la piel del otro como un refugio salvador. “El amor todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta” (1Co 13). El amor nos humaniza y santifica, embellece la vida haciéndola felizmente alegre. En ocasiones, la caricia del amor es el dolor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s