ADVIENTO – 2018-19

fotoCoronaAdvientodetalles2015

El Adviento nos vuelve a la raíz de nuestra fe, arraigados en Dios. Dios se hace pequeño y viene a ser uno entre nosotros. Se encarna, toma nuestra naturaleza y se sitúa entre los pobres, entre ellos pone su morada. Humanarse Dios, es venir a vivir y compartir la vida de cada día, y lo hace de forma sencilla: trabajar, compartir, orar, humanizarnos a fuerza de relaciones fraternas. Jesús viene a decirnos que Él es el camino, la verdad y la vida. Y que Dios es nuestro Padre, que nos ama y nos quiere felices. 

Adviento es el comienzo de la luz que ya no conoce el ocaso. Su luz resplandece en una estrella que señala un lugar. Todo tiene un comienzo, y el de Jesús es muy sencillo, muy pobre, muy humilde, un pesebre allá en Belén. Con esta espera esperanzada, nuestro corazón se dispone para recibir el misterio de Dios, que viene a ser uno entre nosotros y se nos ofrece para ser vivido y acogido con alegría.

Abrir el corazón al misterio de Dios es ofrecerle la morada donde quiere nacer y crecer. Jesús nace en cada corazón humano. Somos Belén. Y crece en nosotros. Somos Nazaret. Y nos muestra su mensaje salvador y libertador. Somos los destinatarios del misterio que se agranda dentro de nosotros a medida que lo acogemos en nuestro corazón.

Y la Palabra se hizo carne y viene a ser y sanar mi carne, la nuestra, la de cada ser humano. Morar Jesús en mí es darme su ser, su pan y su Palabra, salud eucarística que debo celebrar con toda la humanidad. Encarnarse Dios y nacer en mí, es regalarnos la ternura de su amor. Dios quiere hacernos amorosos como lo es Él. Crecer en amor es ir asemejándonos a Dios mismo que es todo y solo Amor.

Jesús viene, el Adviento es una espera en camino y su nacimiento es nuestra primera contemplación. Algo nuevo ha comenzado y nuestro trabajo es hacerlo crecer. En este mundo, Dios tiene rostro humano, lo debemos reflejar con nuestras obras de amor. Cada ser humano lleva a Dios dentro de sí, que quien nos mire le vea, y solo lo verán si vivimos en el amor. Dios viene a serlo todo en todos. Démosle la posibilidad de hacernos a su gusto y manera, encarnar el ser y hacer de Jesús, que “pasó haciendo el bien”.

Anuncios

7 respuestas a “ADVIENTO – 2018-19

    • mdamat 2 diciembre, 2018 / 8:11 pm

      En l’Encarnació de Jesús entre nosaltres hi ha la llum de la Vida i de l’Amor sense mesura.Que l’Advent ens renovi i ens prepari per veure la llum en la seva llum capaç de il·luminar el nostre viure quotidià. Gràcies Anna,

      Me gusta

  1. marivjo 30 noviembre, 2018 / 9:43 am

    Sí, Anna, somos Belén y Nazaret y Galilea y Jerusalén y Calvario y jardín resucitado de Magdalena, siempre los ojos fijos en El… para poder RECONOCERLO sin cataratas egoístas y mundanas. Porque su Reinado “no es de este mundo”. Muchas gracias por tu comentario de adviento.

    Me gusta

  2. Luis Alberto de Jesús y María 30 noviembre, 2018 / 10:35 pm

    Gracias Hermana Anna, un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s