TODOS LOS SANTOS-2019

 

TOB31-12_cl

En la gran fiesta de Todos los Santos, el mensaje de las Bienaventuranzas nos conmueve y desconcierta, porque es un mensaje de dicha y esperanza, y porque va directo al corazón sufriente de los hijos de Dios. A los sufridos de la humanidad que Dios llama felices, dichosos, bienaventurados.

Todo el mensaje pone de relieve la esperanza de un cambio radical de la realidad humana. Nos dice que la dicha no está en la mezquindad de nuestros estrechos intereses particulares, no exentos de egoísmo, sino en la conversión del corazón que, a semejanza de Dios, se hace solidario con el sufrimiento de la humanidad y reclama justicia, paz, misericordia, compasión, transparencia. Hay que construir la vida como Dios quiere.

Ser cristiano es ser bienaventurado y santo. Y la belleza interior del creyente, reside en la apertura del corazón que, rompiendo las ataduras del mal, acoge la bondad de Dios, cambiando la mentalidad que piensa siempre en lo propio, y se va proyectando en favor de lo común, compartiendo lo que se es y se tiene. Nada hermosea tanto la vida como viviéndola ofrecida, como Jesús. Resuenan en nuestro interior sus palabras y nos viene a decir que ser cristiano es ser hermano, viviendo como bienaventurado del Reino. Nuestra mayor riqueza es que todo lo que soy y tengo deviene Eucaristía ofrecida para que el otro viva. El otro es siempre mi hermano, el prójimo que Dios pone a mi lado, para que yo sea justo y misericordioso con él. Ser bienaventurado.

Todos los Santos, es la fiesta de la gran comunión fraterna que vincula cielo y tierra, para celebrar una vida para el Evangelio. Es la santidad de los que ya la gozan en plenitud junto a Dios y la santidad de los que trabajamos todavía en este mundo, en medio de la humanidad afligida y bienaventurada de Dios. La felicidad de saber que Dios está inserto en nuestro sufrimiento, acogiendo nuestro dolor y consolando nuestro penar, alentando nuestra esperanza.

Dios eleva nuestra mirada y enciende el fuego de la esperanza en nuestro corazón. La santidad aparece hoy con nuevas formas de expresión, cuando nos aúna y nos mueve la fuerza de trabajar juntos por un mundo más solidario, luchando y denunciando la injusticia que hace miserables a los más pobres, y levantando voces para poner de manifiesto el expolio de la madre tierra, herida en su corazón amazónico y tantos lugares dañados, buscando juntos conservar la belleza de la creación amenazada de muerte.

La santidad, más que realidad individual, se ha de ir convirtiendo en santidad comunitaria. Comunidades santas, que ponen en común los valores de cada uno, para ser comunidad de amor, perdón y comunión. Todos unidos como hermanos, vivir las Bienaventuranzas del Reino, que hará de nuestra madre tierra el jardín de la redención de Cristo, de donde fluyen las aguas claras y saludables que riegan las mieses abundantes y los viñedos rosados, que son pan y vino ofrecido, para abastecer a toda la humanidad. Santas y santos del cielo y de la tierra creadores de nueva humanidad. Crecer en la conciencia de que somos los hijos e hijas amados de Dios, bienaventurados del Reino de nuestro Padre, que lo es de todos y a todos ama y salva.

2 respuestas a “TODOS LOS SANTOS-2019

  1. Diana Valencia 1 noviembre, 2019 / 7:27 am

    Bienaventurado es el que toma conciencia del reino de Dios en el y su vida de trasforma, se descentra ! Se mueve hacia el otro y se experimenta la gracia de la Común Unión .

    Gracias hermana por esta bella reflexión

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s