AMADOS Y AMANTES

7326d1a7cbb02474ed2f4fae1c0a113e

Ser orante es ser amante. Oramos porque amamos y nos sabemos plenamente correspondidos en el amor. Dios nos ama y se complace en la relación orante y amante. Su amor nos hace semejantes y devenimos amadores. El amor de Dios es mirarnos y acariciarnos Dios. Su mirada detecta y penetra nuestro ser dañado, y su toque sana nuestras heridas.

Si el mirar de Dios es amar, tocarnos Dios es sanarnos y libertarnos. Nada queda fuera de Dios. Por oscuras y duras que sean nuestras realidades ocultas, Dios las penetra para ponerlas al descubierto. Dios nos solea y penetrados de luz, somos lanzados a trabajar las obras de la luz.

Una vida para el Evangelio es caminar y obrar las Bienaventuranzas. El alma amante deviene todo amor y perdón como garante de nuestra oración. Una vida orante es atreverse a ser puesta en verdad y la verdad nos hace libres. No temer nuestra oscuridad, no abatirnos ante el desolado terreno de nuestro corazón, que Dios se encarga de ser nuestra luz y fortaleza. Aquello que nos embrutece, verlo y reconocerlo es ya saberlo sanado, perdonado, libertado por Dios. Él se nos adelanta para que, al ver y reconocer nuestro mal, lo hallemos ya curado. Esta es la gracia de nuestra libertad. Redimidos antes de ver y reconocer nuestro pecado. Somos así de agraciados y felices, ¡lo hace Dios que así nos ama!

Y todo sucede en fe oscura, pero segura; por eso, nada ni nadie nos puede apartar de este amor de Dios en Cristo Jesús, que nos da identidad: AMADOS Y AMANTES. Que todo va en amor. El único daño que nos hace extraños y huraños es cerrarnos al amor. Andemos libres en el amor, alegría y fiesta de nuestra libertad de hijos de Dios.

4 respuestas a “AMADOS Y AMANTES

  1. marivjo 27 diciembre, 2019 / 6:39 pm

    Todo sucede en fe oscura: así es. Quiero creer que desde esa misma oscuridad se fortalece esa misma fe. Así lo pido. Que, efectivamente, nada ni nadie nos separe del amor del Señor. Un beso navideño, Anna, y un saludo a todas las hermanas, a cuya oración me encomiendo, házselo saber.

    Me gusta

  2. Angelines 27 diciembre, 2019 / 10:57 pm

    Que importante no sucumbir a la desolación al ver tantas veces nuestro corazón tan raquítico para amar. Hoy me comentaba una amiga: “ mirando mi historia con sus luces y sombras, me sé totalmente restaurada por el Amor y el Perdón De Dios”. Me ha llegado al alma. Como dices, Dios nos embellece a cada instante. Que hermoso sentirse amada y amante!!! Un abrazo y Feliz Navidad !!!

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 28 diciembre, 2019 / 7:50 am

      Sí, solo el amor embellece nuestra humanidad. Cuidemos el amor y gocemos amar. Gracias por tu decir. Un abrazo con amor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s