CUARESMA 2020

descarga

Cuando nos hallamos entrando en la cuaresma, los cristianos volvemos la mirada al misterio de nuestra fe y tratamos de repensarla a la luz de la vida, muerte y resurrección de Jesús. Toda revisión del proyecto y vida de Jesús, inspira un deseo personal y comunitario de volver a repensar y actuar lo esencial de nuestra vida de seguidores de Jesús. Dice santa Teresa: “Siempre os informad lo que es más perfecto”. Y el evangelista Mateo nos invita a la conversión: “Convertíos y creed en el Evangelio”. 

Identificarnos con Cristo y vivir una vida para el Evangelio, requiere la verdad y brillantez del amor fraterno. Crear actitudes bondadosas, disponer la mente y el corazón para la relación orante con Jesús, va haciendo real y eficaz la transformación del gusano en mariposa: Entendamos, hijas mías, que la perfección verdadera es amor de Dios y del prójimo, y mientras con más perfección guardáremos estos dos mandamientos, seremos más perfectas”. Nuestra perfección cristiana radica en humanizar la vida al modo de la humanidad de Jesús que “pasó haciendo el bien”. Dejarnos hacer por Dios a la manera de Dios.

Ser seguidores de Jesús es entrar de lleno en el proyecto de amor salvador de Dios para toda la humanidad. La cuaresma nos invita a interiorizarnos, a tomar conciencia de quiénes somos y del momento que vivimos: la crisis en la que está inmersa nuestra sociedad, el desconocimiento de Dios en la juventud, la indiferencia generalizada en muchos, es decir, también en los mayores. El sistema eclesial, anclado en su tendencia restauracionista y conservadora, que en nada ayuda a iluminar y acoger la riqueza de la pluralidad del cristianismo . Las comunidades cristianas envejecidas, el cansancio o desalientos que asoman en los grupos, comunidades y personalmente. Todo nos debe cuestionar y hacer pensar: ¿hacia dónde vamos; cómo vivimos la fe; qué esperanza nos alienta; qué futuro construimos? ¿Está realmente Jesús en el centro de mi vida?

Nuestro momento histórico, hemos de verlo como momento de gracia, porque siempre podemos volver a contemplar a Cristo, orando y orientando todo a realizar su plan de amor salvador. Este tiempo de cuaresma, podríamos vivirlo más comprometidos con la oración y meditación de su Palabra para ser más fieles a la conversión del corazón, recreando la amistad con Jesús y potenciando las buenas relaciones con los demás. ¿Qué hacemos nosotros ante el mandato de Jesús, cuando nos dice que nos amemos unos a otros? santa Teresa nos cuestiona así: “¿Qué tales habremos de ser?” para ofrecer una imagen testimonial de Cristo.

Pienso que también es momento de interpelarnos cómo ser cauce para que otros se sientan invitados a conocer más a Jesús y vivir una vida para el Evangelio. ¿Qué tales habremos de ser, qué amor debemos transmitir y reflejar para que nuestro estilo de vida cristiana sea atrayente y testimonial?: “miren que son cimiento de las que están por venir”. Es una responsabilidad personal y de cada comunidad eclesial, que ofrezcamos una acogida fraterna a todas las personas que desean iniciar el camino de la fe. Ofrecerles una base estable donde puedan edificar su propia identidad y crecimiento personal en la identificación con Cristo: “determinadamente se abrace el alma con el buen Jesús”; “tener verdadera luz para guardar la ley de Dios con perfección es todo nuestro bien” ¿Nuestra manera de ser cristianos, refleja el “amor de unas con otras, desasimiento de todo lo criado y verdadera humildad”? ¿Qué de la fraternidad y comprensión hacia los demás; son nuestras eucaristías creadoras de comunión amando como Dios nos ama? ¿Cómo me hallo interiormente, qué encuentro de positivo en mí, qué necesito cambiar, qué novedad aportar, soy capaz de vivir con sencillez?

Que la cuaresma sea tiempo favorable para ir hacia dentro y encontrarnos con Jesús que siempre nos está esperando. En diálogo orante con Él, tratemos de pensar qué cristianismo queremos vivir y ofrecer. Jesús nos lleva de su mano, no nos apartemos de Él.

2 respuestas a “CUARESMA 2020

  1. Eve 28 febrero, 2020 / 6:53 am

    Me gusta mucho esta entrada. Muchas gracias

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 28 febrero, 2020 / 9:20 am

      Muchas gracias por tu aprecio. Que la cuaresma te sea tiempo de conversión y saborear las misericordias del Señor. Un abrazo y en comunión.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s