MARTES II DE CUARESMA

hambre

EVANGELIO   Mt 23, 1-12. 

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a los discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid todo lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen, pero no hacen. Lían fardos pesados y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y agrandan las orlas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias en las plazas y que la gente los llame “rabbí”. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “rabbí”, porque uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro maestro, el Mesías. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido». 

COMENTAR LA PALABRA 

Lo que Jesús desea para sus seguidores es coherencia de vida. A veces nos sucede que adoptamos actitudes hipócritas, exigiendo a los demás lo que nosotros no estamos dispuestos a hacer. La dureza de corazón nos lleva a ser intransigentes con los otros, pero Jesús nos pone en la verdad de nosotros mismos, cuando nos llama a reconocernos como hermanos y a servirnos mutuamente.

Es así que, en el cristianismo, nadie debe estar por encima de nadie, porque, teniendo a Dios como Padre y a Jesús como Maestro, no nos toca más que amarnos y servirnos. Todos estamos necesitados de todos, sin diferencias de clases. El mundo verá la verdad si ve que nosotros, los cristianos, vivimos la fraternidad liberada de honores, ostentaciones y privilegios. Ser hermanos y servir, es hacerse pequeño como Jesús, el Siervo sufriente y servidor de todos. Amar y servir debe ser nuestro ejercicio.

DECIR DE LOS MÍSTICOS

«Aquí todas han de ser amigas, todas se han de amar, todas se han de querer, todas se han de ayudar».  (Santa Teresa. Camino 4,7).

ORACIÓN

Señor, dame gracia para ser humilde y sencilla de corazón. Que me ocupe solo de trabajar para el Reino, creando la justicia. Dame tino para saber detectar dónde está la necesidad y sepa dar a cada uno lo que necesita de mí. Sea mi puesto servir y servir, y mi actitud amar y solo amar. Jamás me sienta yo por encima de los demás, quien ama, nunca lo hace. Vivir fraternizando las relaciones en la vida y mirarnos como iguales. Hijos de un mismo Padre.

4 respuestas a “MARTES II DE CUARESMA

  1. Eve 10 marzo, 2020 / 9:35 am

    Maca, meva germana……
    amb carinyo,
    Eve

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s