SENTIRES DEL ALMA II

depositphotos_179443142-stock-photo-view-from-the-open-window

  • Al amanecer, cuando me asomo a la ventana, desayuno de sol y de mar. La luz me lava la cara. La brisa me arropa. Perfumea la flor de azahar.
  • En otoño, la vida se arruga y muere. Dios acoge esta muerte. Soy como grano de trigo oculto en la tierra, todo va a resucitar. En primavera seré espiga nueva. Dios primaverea sobre mí, su aliento de vida me vivifica.

  • La ventana de la esperanza y la puerta de la confianza, siempre están abiertas. Circula aire de brisa suave. La Ruaj de Dios aletea y soy acariciada por este viento sanador. Él nos empapa de Sí y somos en el Sí de Dios.
  • Orar me llena de vida de Dios. Cuando oro, renazco simplificada y más espiritual. En la oración, Dios dilata y esclarece la mirada. Entonces me sé también más humana. Y este mi orar, es fundamentalmente ¡confiar!
  • Dios todavía nos quiere seguir sorprendiendo. Todo depende de la confianza. Lo inesperado sucede y ya está aconteciendo. La novedad en la Iglesia, vendrá por las mujeres. La mirada favorable de Dios está sobre nosotras. Construir la novedad en femenino, será ensanchar la parcialidad de una Iglesia pensada y controlada por solo varones. La exclusión de las mujeres, Dios mismo ya no la puede soportar.

5 respuestas a “SENTIRES DEL ALMA II

  1. María Jesús 21 agosto, 2020 / 9:52 am

    Completamente de acuerdo, Anna.

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 21 agosto, 2020 / 10:23 am

      Entonces, comencemos, las mujeres, a construir una iglesia de dentro hacia fuera, no de leyes y preceptos, de ritos y rituales, sino de convicciones interiores. Ser pan de Dios y darnos como pan. Somos un sacerdocio ofrecido y celebrador también nosotras, más allá del rechazo de los jerarcas y leyes eclesiástica hechas y pensadas sólo por ellos. A las mujeres Dios nos llama a salir de los sistemas faraónicos que subyugan y esclaviza. Con amor y comunión.

      Me gusta

  2. María Catalina 6 septiembre, 2020 / 3:46 am

    Tus palabras me impresionan e ilusionan, hermana. Gracias. Solo que a veces, en nuestra Madre, las leyes -hechas todas x varones- parecen tener más fuerza que el amor y la comunión de las mujeres. Lo más eficaz de Dios es la derrota más grande… la cruz. ¿No será que nuestro ‘sacerdocio ofrecido’ lleva las marcas del Crucificado? siempre…

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 6 septiembre, 2020 / 7:49 am

      Muchas gracias por tu comentario. ¿Cómo habremos de situanos las mujeres ante el sistema eclesial que crea la injusticia de la exclusión de las mujeres dentro de la iglesia? ¿cómo proceder ante algo que no es de Dios, no de Jesús, ni del Evangelio? ¿Acaso habremos de iniciar una desobediencia responsable, e ir creando otras maneras de ser y hacer Iglesia, desde nuestra realidad de mujeres, que hemos oído, junto al sepulcro, la voz del Maestro que nos dice: “Ve y dile a mis hermanos…” Es la hora de levantar nuestra voz. Hay que tener coraje para decir NO ES NO, a lo que es exclusión y negación. Tal vez… Vamos a tientas, pero la luz viene ya. La luz del Resucitado nos va iluminando. Tengamos coraje, Una abrazo y en comunión

      Me gusta

      • María Catalina 7 septiembre, 2020 / 3:41 am

        Gracias Anna

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s