SENTIRES DEL ALMA III

ShowImage

  • El desconcierto nos envuelve. Hace un tiempo, te llamé por teléfono. Te oí alegrarte, estabas bien, me oíste alegrarme, estuvimos bien. Hace un momento, me han llamado y me han dicho que has muerto. El covid19 te entró y te hirió. Nos envuelve este desconcierto. Dios te tomó y te llevó a ser en Él. “Señor, Tú eres grande, tu fuerza es invencible”. Descansa en paz. “Sierva fiel y cumplidora, has sido fiel en lo poco, pasa al banquete de tu Señor”. Ya eres luz en la Luz. Amada en el Amado.  

  • El pintor pinta la vida del color con que la mira. El fotógrafo la capta y la mete en una cajita. Después, la expone enriquecida. El escritor, la piensa, la balbucea en palabras y la plasma en letras. Testimonios de la historia, color, movimiento, sentimiento, espíritu. La vida, su primer testimonio, las piedras, ellas, nuestro primer cobijo, nuestra primera escritura, todo son simples balbuceos de la historia.
  • El tiempo en el hospital es una contemplación del amor y el dolor. No estamos cómodos al pie de la cruz. Nos estremece sufrir. Permanecemos impotentes, no podemos hacer nada. Solo acompañar amando. El amor es salud. Crezcan las alas, volar hacia Dios. Ser ya en Dios.
  • A veces, la tristeza es una sombra en nuestra cara. Permanece la fe, la confianza, no perdemos la esperanza, pero nos sentimos solos. La soledad es un frio que lacera el alma. De este desconcierto y soledad surgirá el alegre amanecer. Todas las presencias que llevamos dentro nos acompañan. Dios son todos los rostros y todos los nombres. Cada viernes permanecemos al pie de la cruz. Después será domingo de resurrección. Nos seguimos alegrando.
  • La vida es vida que pasa, y pasa por turnos. A veces se adelanta y enmudecemos consternados. Una historia se acaba. Encendí una vela y recé el padrenuestro que siempre me calma. Cuando repasamos la historia, es que ya estamos recorriendo el tramo final. Y al final, sea la confianza. Dios nos halle con esta serena calma.
  • Esta mañana, leo para hacer plegaria. A la espera que se alarga, se abre el corazón a la oración confiada. Puedo poco. CONFÍO EN EL QUE PUEDE TODO. Y seguir esperando la hora que libera, la hora amable de tu llegada. El vuelo apacible, alas desplegadas de la gaviota playera, me trae sentires de libertad. ¿A qué hora llegas hermana muerte? Solo Dios lo sabe, esta es su libertad ¡y la nuestra! Estar a la espera sin desesperar.

4 respuestas a “SENTIRES DEL ALMA III

  1. Luis Alberto de Jesús y María 11 septiembre, 2020 / 6:55 pm

    Que importante tema en estos tiempos Hermana Anna, Dios la bendiga y nos guarde, nos cuide siempre. es mi humilde suplica. “Sin arrimo y con arrimo”. Como decía nuestra Madre Teresa; “Hay que llegar al Cielo”!, Con cariño y aprecio. Un abrazo fraternal!

    Me gusta

  2. mdamat 12 septiembre, 2020 / 11:56 am

    Gràcies Anna per aquesta encertada reflexió. No hem de témer el virus, Estem enmig d’un temps que el Senyor ens posa al davant per comprendre, aprendre i assimilar el que ens vol dir. Per aturar-nos i aprendre a gaudir interiorment el seu missatge.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s