CÁNTICO: CANCIONES 4 y 5

 

bosques

CANCIÓN 4

¡Oh bosques y espesuras
plantadas por la mano del Amado!
¡Oh prado de verduras
de flores esmaltado!,
¡decid si por vosotros ha pasado! 

Con esta nueva canción asoma un nuevo estado del alma, abierta ahora a la contemplación, admiración y comprensión de todo lo criado. Creación y criaturas son contempladas e interrogadas con la esperanza de hallar en ellas algún rastro, noticia o hálito del Amado.

De entrada, esta canción es un canto a la hermosura de la ecología, que podemos unir al Cántico de las criaturas de san Francisco de Asís y a la Encíclica Laudato si del Papa Francisco. Y vinculado también a la esplendidez del acto creacional del Génesis, con frescor y sabor a jardín, belleza de flores y colores “plantadas por la mano del Amado”. 

El conjunto tiene fuerza y poder seductor. La amada ha adquirido hondura y mirada penetrante; todo lo ve como obra de Dios y “habla, pues el alma en esta canción con las criaturas, preguntándoles por su Amado”. Todo forma parte de una manera de ser y hacerse orante y contemplativo, porque todo es tratar y polarizarse por el Amado. La amada ha salido de su mundo y estrechez personal y se ha abierto a la recreación de todo lo que le rodea y le sabe al Amado. “Y así el alma mucho se mueve al amor de su Amado Dios por la consideración de las criaturas, viendo que son cosas que por su propia mano fueron hechas”. Es como un estado de contemplación de la creación, situarse delicadamente ante ella saboreando el rastro del Amado.

Toda el alma está atenta, afina el oído, está deseosa de respuesta por parte de la creación y las criaturas, “¡Oh prado de verduras (el cielo, estrellas, planetas); de flores esmaltado! (los ángeles y las almas santas)”. Así se queda en ansias de noticia de las criaturas: “¡Decid si por vosotros ha pasado!”, “qué excelencias en vosotras ha criado”, ¡qué hermosura ha bordado! 

sotos

CANCIÓN 5

Mil gracias derramando
pasó por estos sotos con presura
y yéndolos mirando
con sola su figura
vestidos los dejó de su hermosura
 

El contemplativo, de alguna manera cuando contempla, dialoga con lo contemplado. Orar es amar y es dialogar. Contemplar, orar, dialogar se complementan. El alma ha preguntado a las criaturas, ahora ellas le responden. El contemplativo, con fina sensibilidad, penetra la profundidad de las cosas y oye su voz.

Dios, creando las criaturas, las ha hermoseado. Dios embellece todo lo que toca, porque en todo deja rastro de su Ser y hacer. Dios mismo se recrea en su creación, se complace dejando bondad y belleza en todo: “Vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno” (Gn 1,31). El alma irá cayendo en la cuenta de que Dios la trabaja para hermosearla según la hizo y Cristo la redimió.

“Mil gracias derramando” es impregnar todo de presencia divina. Todo lo creado, elementos materiales del cielo y de la tierra, animales y hasta su criatura amiga-amada que es el ser humano (hombre y mujer los creó), todo está bendecido de gracia santificadora, porque Dios deja en todo su aliento y todo adquiere vida de Dios, todo vive por el hálito de Dios que lo sustenta y todo es vivido en Dios. La amada ha visto y comprendido con agudeza contemplativa cuánta presencia de Dios hay en todo, es estar envueltos de vida sacramental, porque todo es rastro de Dios.

Mirar la creación, contemplarla, es ver algo de la belleza de Dios y percibir su hálito vivificador. Todo ha quedado hecho en función y dedicación de su obra mayor, que es la Encarnación de su Hijo amado. Todo lo hizo por Él y para Él. Y en Él, toda la creación y criaturas. Y Cristo todo lo toma para elevarlo al Padre. En su Encarnación y resurrección, todo queda vestido de gracia y dignidad. Todo es presentado al Padre como plenitud cumplida.

El alma queda sobrecogida y asombrada en viendo “tanta abundancia de gracias y virtudes y hermosura de que Dios las dotó” / “cuyo mirar viste de hermosura y alegría el mundo y a todos los cielos”. Y “llagada el alma en amor”, vuelve a quedar herida y en gemido, reclamando ver la hermosura del Amado en “presencia y figura”. Así estalla nuevo gemir en la siguiente Canción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s