CÁNTICO: CANCIÓN 11

DESCUBRE

CANCIÓN 11

¡Descubre tu presencia,
y máteme tu vista y hermosura;
mira que la dolencia
de amor, que no se cura
sino con la presencia y figura!
 

En esta canción, el alma da muestras de un profundo conocimiento de la obra de gracia de Dios en las criaturas. En este caso, del conocimiento de sí como amada y lo que Dios obra en ella.

Beneficiada en toques amorosos, sigue gimiendo por lo que le falta y por esconderse el Amado. Pero ya está tan llegado el amor y llagada el alma, que pide abiertamente morir con tal de ver ya la hermosura del Amado y su adorable presencia.

“Descubre tu presencia”. Tres estados de estar Dios en el alma dice haber, que van de menos a más; en una y otra manera es presencia de Dios, lo cual quiere decir que somos porque Dios nos habita. “La primera es esencial”, es decir, somos y existimos porque Dios nos tiene en sí y nos da la existencia. Todo es y existe porque Dios quiere y nos sostiene, todo y todos somos en Él. Sin Dios, no habría vida, sería el caos o la nada, la no existencia.

“La segunda existencia es por gracia”. El alma que vive en verdad a imagen y semejanza de Dios y procura vivir el amor, Dios vive agradado en ella. Ser amor porque Dios es amor y expandir esta gracia de amor.

“La tercera es por afección espiritual”. Dios se nos muestra y sus toques amorosos recrean nuestro ser, encendiendo más el amor y no trayendo otro cuidado que poner a Dios en el centro de nuestra vida, viéndolo en todas las cosas. Y ya el alma no tiene otro deseo que Dios se le muestre en su “ser y hermosura”. Este deleite de Dios es lo que enciende un fuego de amor espiritual en las almas y todo es abrasado en amor.

Es en lo afectivo donde prende el deseo de amor y presencia. En lo oculto y aun en la fe oscura, Dios se ha mostrado, se ha dejado degustar. Y así el alma le ansía hasta desear morir por verle y poseerle ya del todo. Este bien permanece, aunque “encubierto” y así proclama la amada: “¡descubre tu presencia”. 

Pero nuestro natural no resiste ni le cabe la hermosura de Dios ni su gloria. Po lo cual, pide abiertamente morir: “y máteme tu vista y hermosura”, ¡cúmplase el deseo de verte y serena el ansia de poseerte! No teme la muerte, si esta le da tanta ganancia y dicha, como es poseer ya al Amado.

El alma que ha sido ganada por el amor, no solo no teme la muerte, es que la desea y la reclama como un bien que le abrirá la puerta para entrar a sentarse en torno a la mesa del Banquete del Reino. El amor mira la muerte sin temor, la mira y la entiende como dichosa ventura que le trae liberación.  

El amor es la felicidad de la existencia y todo lo hace de un sabor. Tanto en lo bueno como en lo adverso, todo le es igual. Nada le es amargo, porque el amor transforma todas las cosas. Vivir y morir tienen su deleite en el amor. Pero, como la muerte le abre la puerta a estar con el Amado para siempre, así la tiene por más deseosa que la vida aquí, donde sufre la ausencia y no la posesión plena. El encuentro con el Amado es la felicidad del amor cumplido. “Delante de Dios no hay nada precioso sino lo que él es en sí mismo”, y “más vive el alma adonde ama que donde anima, y así tiene en poco esta vida temporal”. 

Por eso dice la amada a su Amado: “Mira que la dolencia de amor, que no se cura sino con la presencia y figura”. La amada sabe que “la salud del alma es el amor de Dios”. Si no amamos estamos muertos. Si amamos tenemos vida en nosotros y más salud, porque el amor es Dios y nos hace según Él es.

Dice Juan de la Cruz: “el amor nunca llega a estar perfecto hasta que emparejan tan en uno los amantes, que se transfiguran el uno al otro, y entonces está el amor todo sano”.            (Continuará)

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s