SOMOS LO QUE ALIMENTAMOS

concierto-benefico-sahara-flamenco

Entrar en mí para hallarte a ti. La oración asienta bases fundantes para la relación. Jesús, relacionarme contigo, fuente de mi existencia, es hallar la disposición interior necesaria para asumir los aconteceres de cada momento con actitud pronta para la benevolencia. Somos y aportamos lo que alimentamos en nosotros mismos. Y Tú, Cristo Jesús, estás en mí alentando una vida para el Evangelio. Y es verdad que yo me siento mejor, más realizada y en armonía conmigo misma, cuando soy portadora de aquellas actitudes que tu Evangelio va haciendo crecer en mí.

Los choques frontales con la realidad negativa que hallo a cada paso, conmueven y hacen tambalear la buena disposición, suscitando la crispación, hasta el arrebato pronto e hiriente. Debo templar en todo momento los impulsos primarios que me ponen a la defensiva, disparando torpedos destructores que asfixian la vida del Reino de Dios y su justicia. Cuando herimos la convivencia, todo se desestabiliza. Orar es tratar de pacificar nuestras propias guerras interiores hasta la reconciliación. En ti, Jesús, la paz, en ti el amor, en ti, Jesús, vivir una vida para el Evangelio. ¡Broten del corazón las fuentes del Evangelio por el amor y el perdón!

Nada logro a base de controles esforzados, todo ha de ir en proceso de conversión, una transformación del del ser en el Ser, dejar que Tú me realices. ¡Transfórmame! Transforma la humanidad y el cielo comenzará a ser gozado en este suelo. La vida transformada por el amor, poco a poco, crea la reconciliación y la comunión. Dejarnos amasar por el Espíritu Santo, cual alfarero, y nuestro barro toma semejanza de Dios por el amor. Y creer, creer solo en Jesús y su Evangelio, nada más, escucharle solo a Él y vivir como vivió Él que “pasó haciendo el bien”.

3 respuestas a “SOMOS LO QUE ALIMENTAMOS

  1. Remedios 19 febrero, 2021 / 8:03 am

    Cuanta verdad hay en lo que expresas «Somos lo que alimentamos» Creo que aquí todos nos podemos sentir identificados porque es experiencia vivida. Cuando como dices nos desconectamos de nuestro Ser se produce un vacío que intentamos llenarlo con material de relleno con nuestro «ego» y nos volvemos huraños , bruscos, torpes y amargados. Solo volviendo a la conexión profunda con la identidad que verdaderamente somos nos devuelve la elegancia espiritual a la que estamos llamados.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s