COSECHA ORANTE

aprovechamiento-luz-natural

La oración es relación de amor y confianza con Jesús, con Dios, “tratar de amistad con quien sabemos nos ama”. El fruto de la oración es la iluminación; el fruto de la iluminación es la comprensión; el fruto de la comprensión es la alegría del corazón. Y todo deviene AMOR. La oración ayuda a construir la vida sobre la base del amor y el perdón. “Vuelve hacia nosotros tu mirada, Señor, y danos tu perdón”. Amor y perdón son la base fundante de nuestro seguimiento de Jesús, el Cristo. 

Correr un tupido velo sobre la imaginación, “la loca de la casa”, para que no turbe ni confunda lo que es la voluntad de Dios con la nuestra. Prevalezca siempre la voluntad de Dios en la vida de todo creyente: “Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. 

La contemplación nace de la confianza en Dios y su Cristo. Tanta es la confianza tanta la contemplación. Segura la confianza, profunda la contemplación. De la confianza y contemplación brota la fuente refrescante y vivificante del AMOR. El místico bebe y se recrea en la confianza y la contemplación, que le es néctar amoroso. “En la interior bodega de mi Amado bebí”. “Y el mosto de granadas gustaremos”. Todo lo tenemos dentro. Entremos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s