ENTREME DONDE NO SUPE

thumbnail_2015-10-15-00110

La oración es fundamentalmente lo que Dios realiza en mí, no lo que yo pienso o le digo a Él. Basta estar, disponerme, lo demás lo hace Dios. El mundo será hogar de felicidad si el ser humano realiza su trabajo de humanización. Solo el amor y el perdón, la justicia, la amistad y la relación nos hace humanos.

Entréme donde no supe
y por tiempo viví penando.
Asumí silencios sordos
y sufrí el entendimiento lacerado.

Me mantuve sin moverme
donde solo comía llanto,
soporté ser abajada
sin saber ni comprender nada.

Hasta que, en dolor,
angustia y aprieto,
sin saberlo ni esperarlo,
al fin fui levantada.

Mi herida quedó curada
y mi alma liberada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s