TODO VIVA POR MI AMOR

1

“Despertad, cítara y arpa; despertaré a la aurora” (Sal 56)
Despertar con un corazón bien dispuesto, y traer memoria inmediata de Jesús.
Bendecir y alabar las tibias luces de la aurora. Todo junto, es como una disposición que me permite sentirme envuelta por la brillantez de una armonía interior. “La música callada” y “los levantes de la aurora”, entran en el alma orante y mis labios proclaman: “Voy a cantar la bondad y la justicia, para ti es mi música, Señor” (Sal 100).

Mi pequeño y frágil ser contiene en sí la presencia del Dios de la vida. “Cantaré al Señor mientras viva, tañeré para mi Dios mientras exista, que le sea agradable mi poema, y yo me alegraré con el Señor” (Sal 146). Nada distraiga esta convicción interior de pertenencia absoluta al Dios de la vida, “al Dios que hace tanto por mí”. Orar en este amanecer y en este despertar a la vida, en la música armoniosa de la aurora, sus luces anuncian que Dios ahí está, que la resurrección es alegría y misión. Todos los nombres y todos los rostros quieren ser amados por mí. La misión es realizar el amor. Vive y se realiza aquello que amamos. Todo viva por mi amor. Todo ha de ir de misericordia y perdón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s