SENTIRES DEL ALMA XVII

IMG-20210804-WA0005

  • ¿Quién forja en mi alma el sentir de profeta? Dios me labra y mi tierra germina primavera. La palabra, como brizna campestre, el viento la expande. Cae en desierto de almas muertas.
  • El gusto de un amanecer envuelto en el silencio de la paz. La naturaleza se despereza lentamente para abrirse a la actividad de su ser, dar y servir. Sin estridencias, saber estar y ofrecer. Al vuelo fugaz de unas palomas, se abren las alas del corazón y salir a volar. Pienso la disposición interior que se ha de lanzar a los aconteceres de un día más, en los miles de millones de días en el universo de la libertad. Y me dispongo a vivir, rezar y servir. Un sencillo modo de amar y avanzar.

  • ¿Somos conscientes que a cada momento somos liberados de cadenas invisibles? Dios rompe los cerrojos de nuestras cárceles oscuras, para volar felices hacia la luz. La alegría es el gesto visible de esta liberación. Ser alma amante, que Dios es el Amado.
  • Junto al mar, los pies descalzos, caminando sobre la arena sin dejar huella, que el alma vuela y va ligera. Soy barro y voy a ras de suelo. Dios me eleva, sin dejar de pisar tierra, sin herirla con mis huellas. 
  • Recorriendo los pasadizos de la biblioteca, cada libro se me ofrecía a ser leído. Todos contienen saber, pero la mayoría sufren soledad, permanecen cerrados esperando que alguien los elija sacándolos del olvido. He salido con uno en la mano, una simple migaja para saciar el hambre del saber y conocer. Los libros enseñan, pero la sabiduría solo la da Dios. 
  • Que Alguien me sostenga. El que Es, todo lo sostiene. No siempre pienso en Ti, y cuando no lo hago, bajo rodando por la pendiente de la montaña que subí. Siempre me queda volver a Ti, Tú mi bien.
  • El imperialismo eclesiástico se afana por resucitar muertos que quieren descansar. Lo que fue ya no volverá a ser. Lo que ha de ser no lo quieren ver ni aceptar. En la vida religiosa nacen sectas que tienen ojos y no ven, son humanos y no se encarnan. Cada día seguiré rezando salmos. Pero sé que lo que avala una vida es solo el amor. Servir y amar.

2 respuestas a “SENTIRES DEL ALMA XVII

  1. María Catalina 29 octubre, 2021 / 3:59 am

    Me ha gustado mucho todo y me maravilla cómo sabes expresarlo tan bien. Ahora una anotación con pies descalzos, pues entrar en el ‘sentir del alma’ ajena es toda una osadía.
    Al profeta le atañe anunciar una palabra que no le pertenece, una palabra que es de Otro y que ese mismo Otro le empuja, le arrastra a decir. El profeta anuncia y denuncia pero nunca sabe hasta dónde puede llegar su voz… Nada ‘cae en desierto de almas muertas’, pienso yo. Quizá su voz cruce el océano y despierte a alguien… El profeta no lo sabe. No le toca medir su alcance. Le toca confiar en Aquel que puso la palabra en su boca.
    Gracias, mi hermana, por despertarme muchas veces. Yo también seguiré rezando salmos cada día, intentando amar mejor para servir también mejor.

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 29 octubre, 2021 / 11:41 am

      Muchas gracias por tu decir. Rezando, sirviendo, amando, ahí nos encontramos en comunión.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s