SENTIRES DEL ALMA XIX

IMG-20210829-WA0003

  • Crear un cristianismo que vuelva a la Fuente: a Jesús y su Evangelio, al crucificado-resucitado. Y sacar de la Iglesia todo lo que embrutece la luz libertadora del Resucitado. Vivir la fraternidad en la pluralidad, diversidad y libertad. Una Iglesia que se construye construyéndola todos juntos. Implicados en la construcción común, pensada, apalabrada, decisión de conjunto. Un compromiso orante-contemplativo, para incidir activamente en la transformación, compromiso con el Reino que nos ha sido regalado. Dios todo para todos. Y una fraternidad que nos iguala, que todos somos hermanos y no más. Una Iglesia cristiana que engloba todas las iglesias hermanas, una mesa común donde todos celebramos lo que somos: Pan de Dios.

  • La justicia del Reino no excluye a nadie. En la mesa de la Eucaristía todos somos celebradores y todos somos pan de vida y vino de fiesta.
  • La fe es oscura, pero proyecta luz al mundo, porque la fe recibe la iluminación del Resucitado, Luz del mundo. Somos luz de su Luz, en la fe oscura y en la noche de la esperanza. Y Cristo “fonte que mana y corre, aunque es de noche”.
  • La fe son los ojos que nos permiten ver a Dios. La contemplación nos lleva a la acción de una vida para el Evangelio. El amor nos compromete con la justicia del Reino de Dios. La confianza y la esperanza son las alas que nos lanzan a los vuelos de la libertad. Libres en Dios.
  • Un lance con alcance, que voy de vuelo, o llevada en alas de águila.
  • Nada le cuesta a Dios regalar consuelo. Pero asumo el desconcierto, la sequedad y la noche. Camino en esperanza. Mi vida es confianza. Al final, con actitud confiada quiero presentarme ante Dios.
  • No temo nada, que Dios me ama. Esta es mi seguridad.

IMG-20210705-WA0016

  • En el jardín tosco y medio abandonado, una flor, en el crudo invierno, persiste en florecer. Un guiño de flor me hizo estremecer.
  • La esperanza, la confianza, el amor es lance amoroso hacia la libertad. Nos han nacido alas, que somos libres en Dios.
  • En mí, la actitud de resistencia ante el poder eclesial, está siempre movida por el deseo de justicia para las mujeres en la iglesia. Igualdad en dignidad, servicios y derechos. ¿Quedará frustrada mi esperanza de ver sanada esta herida? Tal vez desde el monte Nebo veré la Tierra prometida.
  • Creer, como Moisés, que somos conducidas a vivir esta liberación. Esto es ya ganar lo que se espera. Libres somos, a pesar de los muchos faraones que no dejan salir a Israel de Egipto. Las mujeres romperemos los impedimentos. La vida resucitada es ya realidad. Cruzar el desierto será nuestra libertad.  (3 – enero – 2021)

2 respuestas a “SENTIRES DEL ALMA XIX

  1. Alberto orero veintimilla 3 diciembre, 2021 / 10:38 am

    Gràcies Anna. Pot ser que caldrá arribar al mont Nebo, per albirar la Terra promessa.

    Get Outlook for Android
    ________________________________

    Me gusta

    • Anna Seguí ocd 3 diciembre, 2021 / 10:45 am

      Tal vez… Pero el Espíritu nis sorprendente siempre… A Dios lo veo activo en liberar lo cautivo y dando paso y voz a las mujeres…
      Os hemis tenido presentes en la oración, acompañando vuestro dolor…
      Con amor y comunión siempre

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s