SENTIRES DEL ALMA XXXVI

323210911_1891442454541395_7064996417334619770_n

  • Me he pasado la vida con pretensión de agudeza para saber dónde ir y cómo llegar antes. Mezquindad. De tropiezo en tropiezo y del cansancio al agotamiento. Cuando me he rendido, Dios es quien me ha tomado y me lleva “sobre alas de águila”. De conducirme a ser conducida. De hacer, a dejarme hacer. Yo de barro y Dios alfarero. Él es quien nos realiza.

Seguir leyendo

DE LA SOLEDAD Y EL SILENCIO

278977884_10228204665602272_5324922896612309726_n

La soledad sin la Presencia
es un manto gris y frío,
cuando me abriga tiemblo.
La soledad es más real cuando sin yo buscarla,
me viene impuesta,
cuando sin yo quererlo,
me voy quedando sola.

En otro tiempo anduve buscando soledad y silencio,
búsqueda afanosa, que no sé si entré en ella
o me creí haber entrado.
Quizás huía del ruido y la palabrería de la gente,
de la mía propia, de mis alborotos y quejas. Seguir leyendo

SENTIRES DEL ALMA XXXV

119949571_10224200969272366_2630464169639579291_n

  • Comienzo de una jornada, ¿qué acontecerá? Una quietud y vigilancia interior. Sanar heridas y lanzar sonrisas. Más allá de lo que depare el día, la paz, Shalom de Dios. Solear nuestra interioridad y provocar alegría en los demás.
  • El árbol y el pájaro en la rama, el canal y el agua, el puente, el sendero, el rocío en la hierba verde y el frescor del aire. Llenarme de buen sentimiento, pasar con amor y paz por la vida. Y dejar pisadas peregrinas de caminante que anda ligera. Que a mi paso todo florece, como huellas del Resucitado que camina conmigo.
  • Al final, el encuentro será con la misericordia y la fiesta. Dios nos espera con la mesa puesta y la comida servida. Importa agrandar la confianza y, con ella, no temer nada.

Seguir leyendo

SENTIRES DEL ALMA XXXIV

46521676_2388230817913662_2646018884506746880_n

  • ¿Cómo ser una caricia de Dios en la vida y en los encuentros con las personas? Amar es todo lo que necesitamos y todo lo que Dios quiere. El amor crea la comunión, otorga el perdón, siembra la paz. La alegría surge del amor. Ser amor y gustar amar. Podemos crear una cultura de la ternura.
  • Amar es andar en vida de Dios. Quien ama todo lo hace bueno y bello. Amar es hacer resplandecer vida de cielo en ese suelo. Navegar mar adentro.
  • Creer en Jesús es seguirle para vivir como vivió Él. Curar, levantar, perdonar, cubrir la necesidad. Al fin, amar y decirlo con la vida. Y en la vida ser Eucaristía, como signo de nuestra identidad.

  • Si tenemos conciencia de que somos pan de Dios, haremos de la vida una Eucaristía de fraternidad. Vivir compartiendo lo que somos y tenemos, es dar vida. Ser comunión es dejar que el otro me coma a placer. No me puedo cerrar a nadie. Si me cierro a la hermana, no puedo orar, es como cerrarme a ver el rostro de Dios en los demás.

Seguir leyendo