DEL DESCONCIERTO A LA CONFIANZA

d8e092174c3912b4bb0918614c1d8331Cuando pasamos por una prueba, una dificultad, o una tribulación. Cuando de pronto nos sucede lo inesperado, se agita nuestra estabilidad y surge el desconcierto. Cuando sentimos que se conmueve todo el ser, que perdemos la paz, que se desmorona la seguridad. Cuando bajo nuestros pies vemos abrirse el horror del abismo sin fondo. Cuando fallan los cimientos donde habíamos construido nuestra vida, y es sacudida nuestra tranquilidad, asistimos con asombro ante la pérdida de nuestro ser entero. Sigue leyendo

Anuncios

CANTAR DE LOS CANTARES

Cantar de los Cantares 4 16                                                                          Anna Seguí Martí, ocd

Introducción                  

El sorprendente y atrevido escrito del Cantar de los Cantares es un libro de la Biblia, que forma parte de los llamados escritos o meguillot. Los cristianos, lo hemos insertado en los sapienciales. La fecha de composición y su autor son desconocidos, algunos lo datan hacia el siglo IV-III a.C. El libro es un claro canto al amor, su significado etimológico significa “El más bello de los cantares” y “El Cantar por excelencia”. Todo el texto está impregnado de palabras enamorantes, dichas con atrevida libertad, cosa que causa sorpresa dentro de la Biblia por su lenguaje erótico y sensual. Por doquier, sobresalen expresiones, poéticamente descritas, de la alegría y felicidad que el amor causa en la pareja que se ama, se desea y se posee en entrega ilusionada, fascinadora y atrayente. Es encantador percatarse que, la iniciativa para decirse el amor, lo mismo surge de él que de ella, este hecho causa asombro, sorprende esa libertad, porque no era lo habitual en la sociedad de aquel tiempo y hasta bien entrado el nuestro.  Sigue leyendo

SER ORANTES ES NUESTRA IDENTIDAD  

El-silencio-despierto         Anna Seguí Martí, ocd

Definición orante    

La definición teresiana de la oración es de una hondura y belleza insuperable, para nada piadosa-angelical, sino muy humana, plenamente relacional, profundamente encarnada, deleitosamente afectiva y vinculante, esencialmente cristiana y eclesial: “Que no es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (V 8, 5). Una oración que no es soledad en la nada o el vacío, sino llenura de una presencia y relación enamorante con el Tú viviente: Jesús. Esta presencia dentro de ella es la seguridad de Teresa, su genialidad y maestría, el gustazo de ser orante. Todo lo halla dentro y aventura en ello la vida.  Sigue leyendo