EQUIPO DE NUESTRA SEÑORA

eqipo2Queridísima Mara: Quiero contarte una bonita experiencia que he vivido recientemente. Un grupo de matrimonios de Nuestra Señora, nos pidieron tener un encuentro en nuestro monasterio, con acompañamiento por alguna de nosotras. El grupo se hallaba ante un momento delicado. Experimentaban un cansancio y un desgaste vital, que les había sumido en un cierto desaliento. Deseaban tiempo para la oración, meditación y revitalización, para retomar las motivaciones fundantes y reemprender, con renovada ilusión, la dinámica del grupo.
Sigue leyendo

LA AMISTAD

images-70Queridísima Mara: Dice un proverbio japonés: “Con un buen amigo, no hay camino largo”. Quiero hablarte hoy de la amistad. Debo reconocer que es el más apreciado don que Dios me ha concedido. Es como una siembra y cosecha de amor, donde la confianza y la fidelidad son las cualidades que la sostienen, la hacen  crecer y permanecer. Es una experiencia de intimidad e interioridad hecha de finísima armonía y tiernísima sensibilidad. En cierta manera, mi decir quiere serte un canto al precioso don de la amistad, por ser ayuda valiosísima en la búsqueda de la verdad y el conocimiento de Dios. Sigue leyendo

LA PAZ

 paz-1Mi queridísima Mara: Por la alegría de este primer día del Año Nuevo, he decidido llamarte y desearte todo lo bueno a lo largo de los meses que se nos abren por delante. Nos toca la tarea de  construirlos, realizar historia con nuestro hacer en el tiempo. Ha sido muy hermosa la conversación que hemos mantenido sobre la paz, el “hesicasmos”, como la llamaban los antiguos, la quietud, el silencio, la paz del corazón, todo ello como medio para adentrarse en la unión con Dios. También yo intento vivir la paz como fruto del amor y la bondad, como la belleza de una alegría que nace de las profundidades del corazón, que emana de la relación con Dios, y de la buena convivencia con los hermanos.  Sigue leyendo

GENIALIDAD DE DIOS

6c36b7fbd3ee5b01f26116cf42a78935 Queridísima Mara: Se me ocurre creer que, en Navidad, lo que se pone de manifiesto es la genialidad de Dios. Si el acto creacional primero fue bondad y belleza, la Encarnación es la excelsitud del misterio del Amor que se humana: “la Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros, Encarnarse Dios, humanizarse. Dios decidió bajar a nuestro barro para recrearnos salvadoramente. Jesús, al nacer en este suelo, lo que nos trae y regala es la mayor muestra de su amor. Hacerse uno más entre nosotros, ser con nosotros, porque Dios quiere ser Dios con y junto a sus criaturas amadas.  Sigue leyendo