EN TI

anna001El ser humano vive a la intemperie de la inseguridad y la precariedad. Este estado de fragilidad está expuesto a lo inesperado, tanto para lo bueno como para lo adverso. Solo en Dios y en nuestro aposento interior, donde Él mora, podemos hallar un seguro refugio que nos permite balbucir una confiada oración al Señor: “Al amparo del Altísimo, no temo el espanto nocturno”. Y en Él, descansar nuestro ser, nuestras inquietudes, nuestro momento y todo nuestro porvenir, todo queda confiado y reposado en Dios.
Seguir leyendo

DETERMINARSE

31148625864_9ac01ec9fd_c Quien de veras se determina a ser orante, a orar la vida, orar la fe, orar el proceder, tiene que tener claro que comienza un camino sin retorno. No se es orante una temporada. Orar requiere tiempo, se es orante para toda la vida. Orar es una manera de ser en la vida y vivir la vida, porque la vida se vive en relación, y a más orantes más relacionales con Dios y con los hermanos. 
Seguir leyendo

ADVERTENCIA AMOROSA

unnamed-2 El silencio orante es condición necesaria para la advertencia amorosa. Descubrir el Amor que me ama: “¡La voz del amado que llama!: “¡Ábreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, mi perfecta!” Ct 5,2). Una atención vivísima que despierta la sensibilidad afectiva, que capta y ve los ojos amorosos que me miran diciéndome el amor. Cae el alma en la cuenta de que: “El mirar de Dios es amar”. Toda palabra rompe la inefabilidad de lo que se origina en el silencio de los amantes. “Sus ojos como palomas junto a arroyos de agua” (Ct 5,12). “Retira de mí tus ojos, que me subyugan” (Ct 6,5). Seguir leyendo