PASCUA – 2019

pascua-2016-990x742

Jesús Resucitado, Tú nos regalas la vida como un canto de luz y alegría, como una fiesta sin fin. En tu cruz has crucificado nuestras oscuridades y miserias, nuestras cargas para ser aliviadas. Por tu Resurrección, la vida nos toma desde dentro como fuente que brota jubilosa signos y gestos de liberación. Sigue leyendo

Anuncios

SEMBRADORES DE BONDADES

140720-fano-San Mateo 13,24-43

Cada amanecer es un día sagrado y creacional por delante. Dios nos invita a escuchar su Palabra, para hallar en ella segura orientación. Él quiere para nosotros todo nuestro bien y el bien del ser humano es el amor de Dios. Jesús es la imagen de Dios humanado. Nosotros estamos llamados a ser la imagen de Jesús en medio de la humanidad, para seguir creando Reino de Dios. Sigue leyendo

SIEMPRE EN TI

0287a_clovek_na_ceste_k_trojicnemu_svetlu

Volver a Ti, Jesús, es penetrar en una vida para el Evangelio. Tú nos muestras el camino del Evangelio. En Ti, solo una ley: el amor. Tú eres el Amor y nos enseñas a amar. En Ti, solo un modo de vivir y un trabajo a realizar: ser Bienaventuranza del Reino. Tú nos enseñas que, ser humanos, es ser santos. En Ti la paz y la alegre esperanza. Tú eres nuestra paz: “Mi paz os dejo, mi paz os doy” (Jn 14,27). Sigue leyendo

CREER EN DIOS

1406551354_IMG_9778-copia-1

Creer en Dios ¿no es acaso vivir junto a las fuentes de agua viva? Nuestro ser tiene sed de Dios y solo el amor colma y calma las ansias de felicidad que bullen en nosotros, “Mi alma está sedienta de Ti, mi carne tiene ansia de Ti” (Sal 62). El amor de Dios se nos manifiesta dentro, porque no estamos huecos. Dios mismo nos vive y vivifica desde dentro dándonos el hálito de su Espíritu. Y este amor que nos posee se encarna, se hace real y humano en la experiencia relacional y amorosa con los demás. Sigue leyendo

PEREGRINACIÓN DE LA CONFIANZA

9bd48e52b7Encuentro Europeo de Taizé, Madrid 2018.
Taizé abre y recorre una senda muy sencilla. Su camino se llama: “Peregrinación de la confianza”. Un itinerario abierto a la esperanza constructora de nueva humanidad. La confianza es alentadora de posibilidades venideras y nuevas. La confianza trabaja la paz y deja todo en manos de Dios, un descanso en brazos del “Padre de las misericordias y Dios de toda consolación”. La confianza nos pone en actitud de apertura del corazón, que logra situarnos ante los demás con entrañas misericordiosas también, como lo hace Dios. Sigue leyendo