VIDA INTERIOR

IMG-20211010-WA0010La vida interior es una atención y escucha, detectora eficaz, para saber adivinar dónde nos reclama la necesidad. Salir y atender el clamor sufriente de la humanidad, el particular de cada ser humano herido. Que se nos halle disponibles para servir, tocar heridas y curar, amar y acariciar. Que nuestro amor sea casa y abrigo para el pobre y desvalido. Que nuestra esperanza alumbre un camino de gozo. Que la confianza levante el ánimo decaído devolviéndonos el coraje para trabajar la felicidad. Que la fe nos haga intrépidos para seguir sembrando semillas del Reino de Dios. Seguir leyendo

REFUGIARME EN DIOS

IMG-20210914-WA0010

“Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti”. Es bueno buscar refugio en Dios cuando las circunstancias inesperadas surgen y ponen al descubierto nuestra realidad más recóndita que permanecía oscurecida. Sucede con frecuencia que, cuando somos puestos a prueba, aflora lo peor de nosotros mismos. Oro para disponerme a acoger lo inesperado y adverso como gracia de Dios. Sé que Él viene a poner luz y orden, aseo y belleza donde se ocultaba oscuridad y calamidad, no siempre consciente de ello. Seguir leyendo

ORACIÓN EN ESPERANZA Y CONFIANZA

IMG-20211030-WA0005

He convertido la oración en humilde esperanza y segura confianza. En Jesús, soy oración dirigida al «Padre de las misericordias y Dios de toda consolación». Nada está fuera de Dios. Amparados estamos en Él. Y en esta realidad me consagro orante y amante. Todo lo confío a Dios y, en Él, andar amparada en el amor. Poco a poco, voy cayendo en la cuenta de las palabras del apóstol: “nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene”, Por lo cual, desisto pedir y me pongo, silenciosamente, en la oración de Jesús. Él, todo lo presenta al Padre. En Jesús, oro en esperanza y confianza, en fe oscura. Seguir leyendo

ENFERMEDAD Y ESPERANZA

Presentación1

Cada amanecer, el gusto de ver clarear y contemplar el mar. En el horizonte tempranea y la luz abre brechas por donde iluminar. En un instante contemplar lo que oculta la noche. La mirada esclarece la luz negra, y ver. Pasó la noche y se abre el día, ver nacer el amanecer, recrear las horas que nunca detienen el tiempo y lo marcan a ritmo lento. Y mirar, contemplar, aspirar el aire suave que llega del mar. Mi primer gesto oracional. Seguir leyendo

TODO VIVA POR MI AMOR

1

“Despertad, cítara y arpa; despertaré a la aurora” (Sal 56)
Despertar con un corazón bien dispuesto, y traer memoria inmediata de Jesús.
Bendecir y alabar las tibias luces de la aurora. Todo junto, es como una disposición que me permite sentirme envuelta por la brillantez de una armonía interior. “La música callada” y “los levantes de la aurora”, entran en el alma orante y mis labios proclaman: “Voy a cantar la bondad y la justicia, para ti es mi música, Señor” (Sal 100). Seguir leyendo