EL INTÉRPRETE

IMG_20170623_103118TÍTULO: El intérprete. Jesús de Nazaret antes del cristianismo
AUTOR: León Deneb
EDITORIAL: Biblioteca Nueva, Madrid 1999. (272 pp. 13’5 x 21 cm).

León Deneb, en su libro “El Intérprete”, muestra ser una persona con una hondura humana de gran calado y de una exquisita sensibilidad espiritual. Queda al descubierto la sabiduría del autor sobre el conocimiento de la Biblia. Doctor en Teología y Ciencias Orientales, catedrático y escritor. Sigue leyendo

SER AFABLES

amarOrar nos configura como personas, porque, si lo que nos humaniza son las relaciones personales, orar será configurador de un estilo de humanidad que se llama cristiana, por cuanto nos pone rostro y figura a semejanza de Jesús: «aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis descanso para vuestras almas» (Mt 11,29); «amaos los unos a los otros como yo os he amado» (Jn 15,12). Sigue leyendo

CARLOS MASCARÓ – Luz de Menorca

   1-TODO (1)

Lee el artículo en menorquín

Queridísima Mara: Cuando voy a Menorca a ver a mi madre y familia, siempre hago una visita a mi amigo Carlos Mascaró. Sé que en algunas ocasiones te he hablado de él y ahora te mando el vínculo de su página web, donde tiene expuesto algunos de sus cuadros, para que lo conozcas un poco más y te recrees con sus maravillas. http://carlosmascaro.com  (ver sobre de su obra).

 En esta ocasión, asistí a una ponencia suya, versaba sobre el afamado pintor Johannes Vermeer, de quien es gran admirador. Estuvo fluido y locuaz en su exposición, incisivo, apasionado, derrochó entusiasmo hablando sobre la vida del pintor y su obra. Al finalizar, lo felicité porque bien lo merecía, agradó mucho a todos. Hago un inciso, un periódico balear, el año 2005, dijo de él, en gran titular: Carlos Mascaró: el Vermeer de Menorca.  Sigue leyendo

TÚ EN MÍ

Gustav Klimt El besoLa bondad y belleza de Tú en mí, radica en aquella verdad que constato día a día: todo se realiza en la realidad de mi propio barro, mi pobreza y mis fallas.  Nada de mí, por oscuro que sea, le es espantable a Dios. Esto, en sí mismo ya es una fiesta. Y en la anchura sin límites de su comprensión, su gracia y misericordia actúan en mí, en mi propio barro y pecado, hasta valerse de lo que es debilidad en mí. Señor, “Tú eres nuestro Padre; nosotros somos el barro y Tú el alfarero; todos somos hechura de tus manos” (Is 64,8). Sigue leyendo