TÚ, NUESTRO TEMPLO

zeinu

Señor Jesús, en Ti se acabaron los templos, porque Tú mismo eres nuestro Templo donde morar y vivir. En Ti, fuente de vida, se acabaron los ritos, rituales, y ritualismos, para “adorar en espíritu y verdad” (Jn 4,24).  En Ti, solo vale el culto de la fraternidad, donde, por el amor de unos con otros, el mundo conoce el Amor de Dios. Este es el culto que acepta y agrada al Padre. En Ti y por tu ejemplo, descalzarnos, despojarnos, abajarnos, hasta servirnos mutuamente, “el Hijo del hombre no ha venido para ser servido, sino para servir y dar su vida en pago de la libertad de todos” (Mt 20,28). Vivir en una sencilla y sobria dignidad humana, la que nos iguala porque nos descubre como hermanos, la que cubre la necesidad.  Sigue leyendo