AMADOS Y AMANTES

7326d1a7cbb02474ed2f4fae1c0a113e

Ser orante es ser amante. Oramos porque amamos y nos sabemos plenamente correspondidos en el amor. Dios nos ama y se complace en la relación orante y amante. Su amor nos hace semejantes y devenimos amadores. El amor de Dios es mirarnos y acariciarnos Dios. Su mirada detecta y penetra nuestro ser dañado, y su toque sana nuestras heridas. Sigue leyendo

TU NOMBRE Y TU PRESENCIA

hambre-en-el-mundo.jpg_1689854195

Cuando oro, solo tengo una presencia y un Nombre en mis labios: Jesús. En tu nombre, todos los nombres, en tu presencia, todas las presencias, las más pobres. Todo se realiza en tu Nombre y en tu presencia. Vacíame de mí y lléname de Ti, ¡sea ya toda para Ti! Hagamos historia juntos; que te ame tanto que lo seas todo para mí. Y Tú me haces toda para los demás. Sigue leyendo