ORAR LA HUMANIDAD

gente-del-mundo-thumb112679 Orar la humanidad es aprender a esclarecer la mirada para ver con los ojos de Jesús, mirar como mira Dios. Mirada amorosa, interesada por nuestro cuidado, ojos que penetran el ser herido para ver el ser necesitado y atenderlo. En la oración, cada rostro humano tiene un nombre y una necesidad, una herida y un dolor, un reclamo y una esperanza. Nadie quede fuera de nuestra realidad orante, ¡NADIE! Sigue leyendo

Anuncios

SER ORANTES ES NUESTRA IDENTIDAD  

El-silencio-despierto         Anna Seguí Martí, ocd

Definición orante    

La definición teresiana de la oración es de una hondura y belleza insuperable, para nada piadosa-angelical, sino muy humana, plenamente relacional, profundamente encarnada, deleitosamente afectiva y vinculante, esencialmente cristiana y eclesial: “Que no es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (V 8, 5). Una oración que no es soledad en la nada o el vacío, sino llenura de una presencia y relación enamorante con el Tú viviente: Jesús. Esta presencia dentro de ella es la seguridad de Teresa, su genialidad y maestría, el gustazo de ser orante. Todo lo halla dentro y aventura en ello la vida.  Sigue leyendo

ORAR ENAMORADOS DE DIOS

7ba76d92f86ce74d392c502d08826becEl orante cristiano está llamado a ofrecer al mundo la benevolencia de una oración amorosa. Orar el Amor y orar por amor al Amor. Dios es todo Amor, Padre-Madre amoroso, que se deleita amándonos y favoreciéndonos. Orar es estar confiadamente arropados en Dios. Nada satisface tanto ni relaja más que vivir enamorados. Crear una relación enamorante con Dios, con Jesús, y vivir relajadamente descansados en Él, esto nos alivia psíquica y físicamente.  Sigue leyendo