A LOS 38 AÑOS DE MI LLEGADA

convento2

Queridísima Mara: Este mes de noviembre, el día 9, hace 38 años que llegué a este monasterio. Recuerdo que llevaba en mí la fuerza y empuje de buscar y encontrar a Dios por mi cuenta. Entonces no entendí que era Él quien guiaba mi camino y me abría la puerta del Carmelo. Guíe Su Majestad por donde quisiere. Ya no somos nuestros, sino suyos”. Sigue leyendo

OBEDIENCIA EN LUCAS

mujer-caminado-tras-renunciar

                                                                                                            (Anna Seguí Martí, ocd)

Dios dispone y todo le obedece. Todo depende de una obediencia. 

Hablar de la obediencia en el evangelio de Lucas, me lleva a retomar la obediencia primera, aquella a la que los seres humanos estamos llamados. Porque, en el principio, hay un proyecto de amor y de amistad por parte de Dios. Por parte del hombre hay una acogida y  una obediencia libre a dicho proyecto. Obediencia como un Sí a Dios y a su plan, que siempre es de amor y misericordia. Obediencia a una vida en el amor, como realización de vida en crecimiento y llamada a la plenitud. Si se frustró la primera obediencia, Dios no se desdice de su plan amoroso para el ser humano, de plenitud y felicidad. Dios siempre nos ofrece oportunidades, cuando le cerramos la puerta, Dios se empeña en abrirnos otra. Él es el gran ofertón, dársenos Dios es todo nuestro bien. Sigue leyendo