AQUÍ ME QUIERES Y AQUÍ ME TIENES

IMG_20180412_073327_BURST001_COVER

Jesús, dentro de mí persiste la convicción de que aquí me quieres y aquí me tienes. Tú estás siempre en nosotros, en lo que hacemos y vivimos, sea lo que sea. Tú estás en mí, potenciando mi bien y sacándome del mal que también está en mí. Nuestra realidad humana está enriquecida por tu presencia sanadora y salvadora. Tú eres todo nuestro bien. Tu presencia nos dispone para toda obra buena. Tu amor abre los afectos de nuestro corazón y amar es nuestro feliz deleite. Seguir leyendo

ADVIENTO – PREÑADOS DE DIOS

95493868_10222749355182921_3852477968207052800_n

Adviento es vivir con María preñados de Dios. Navidad es el alumbramiento humano de Dios en Jesús como luz, camino, verdad y vida. Los seres humanos somos capaces de Dios por voluntad del Padre, porque somos sus hijos e hijas. Hechos estamos a su imagen y semejanza. La felicidad depende de nuestra vida en el amor. Es Navidad cuando amamos. Y el amor es el único camino por donde Dios transita con nosotros. Adviento es la senda que nos lleva a este alumbramiento de Dios en medio de nuestro mundo.

DECIRES ORANTES 11

18-54

  • Ser orante define una manera de ser y estar, de hacer y pensar. Sobre todo, una manera de comprender y de amar. Orar centra la atención y sujeta la dispersión, controla la distracción y la imaginación, la aquieta y sosiega. Proyectarnos hacia Dios.
  • La oración nos renueva la personalidad y crea novedad de vida, obra misericordia y libera misericordiosamente.
  • El obstáculo que ponemos a Dios para vivir la experiencia mística es la dispersión y la distracción. La relación que tenemos con Dios y con los demás pone de manifiesto lo que somos. Somos lo que dejamos hacerle a Dios. Orar es contemplar a Dios con mirada amorosa.

Seguir leyendo

DECIRES ORANTES 10

IMG-20220116-WA0021

  • Orar, en ocasiones lo experimento como una realidad fallida. Entonces, y lejos de desesperar, me pongo tranquilamente en la oración de Jesús y en Él devengo orante. Orar con Jesús, orar su oración segura al Padre. Porque oro en la oración de Jesús soy orante. Soy en el que ES. El que ES, me hace.
  • Orar nos adentra, ¿hacia qué hondura? Dentro de nosotros ¡Dios! El asomo hacia dentro puede ser espanto de Dios. Nos ciega, nos enmudece, nos desconcierta. El inalcanzable, indecible, el invisible-visible, incomprensible, gracia y misterio. Dios queda humanamente dicho y comprendido en la encarnación de Jesús, que nos lo hace cercano y humano, amoroso y misericordioso. El indecible es Amor, amor de Padre y de amante. En la vida, y para que sea feliz, todo depende del amor. El amor es creador de todos los bienes. Ir hacia dentro y este centro, adentrándonos Dios, sin Él, nada podemos.

Seguir leyendo

DEICRES ORANTES 9

IMG-20221013-WA0008

  • Cuando la desolación me sacude por dentro, instintivamente me refugio en Dios. Mi casa y mi hogar es Él y “al amparo del Altísimo, no temo el espanto nocturno”. Somos y existimos en Él.
  • Ser consciente que Dios es la presencia que mora en nuestro interior, es revestir la vida de sentido. Lo sagrado es el ser humano. Cristo nos consagra desde dentro. Cada hijo de Dios es pan eucarístico para la vida del mundo. La humanidad es celebración eucarística y cada uno somos alimento para los demás. Afirmar desde dentro nuestra identidad eucarística. Darnos, partirnos y repartirnos, es prolongar y fecundar la vida. Ser hacedores de humanidad, es hacer resplandecer el don de Dios en el mundo.

Seguir leyendo